Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Xunta rechaza "improvisación" en la gestión y pide el "esfuerzo" de Occidente para tratar la crisis en África

Reitera que Galicia "está preparada" para atender un posible casos por este virus
La conselleira de Sanidade de la Xunta de Galicia, Rocío Mosquera, ha rechazado que hubiese "improvisación" en la gestión de la crisis del ébola tanto desde el Ministerio de Sanidad como por parte de su departamento y ha considerado que "todos los países occidentales" deben "hacer un esfuerzo para tratar" la problemática de esta enfermedad en África.
En una entrevista concedida a Radio Nacional España (RNE) recogida por Europa Press, la titular de Sanidade ha asegurado que la gestión del Ejecutivo estatal "a nivel interno funcionó muy bien". "La comisión de salud pública del Ministerio lleva muchos meses de trabajo, muchas horas para tener todo preparado, para tener los protocolos desarrollados", ha destacado.
Con todo, ha reconocido que gestionar un caso "cuando se presenta" es "mucho más complicado que gestionar la posibilidad de tener un caso". "Esa dificultad añadida de gestionar un caso fue lo que llevó a que alguna vez tuviéramos la percepción externa de que, a lo mejor, no se hicieron las cosas del todo bien, sobre todo en comunicación, que es lo más difícil en gestión de crisis", ha considerado.
Pese a ello, ha destacado que "los resultados fueron buenos" puesto que la auxiliar de enfermería gallega infectada por este virus "está a salvo" y "el resto de contactos, tanto de los dos misioneros como de Teresa, están sin síntomas". "Esto significa que las cosas funcionaron bien", ha insistido.
Asimismo, sobre las quejas de sindicatos y diferentes colectivos por la gestión de la crisis en Galicia, Rocío Mosquera ha apostado por "tener respecto por el trabajo de la Dirección xeral de salud pública" así como de los "servicios de prevención" por la labor "de los profesionales que llevan muchas horas trabajando para tener todo preparado". "Improvisación desde luego que no hubo, no tenemos ningún caso, ni siquiera una sospecha de caso", ha zanjado.
FORMACIÓN
De este modo, preguntada por la formación recibida por los profesionales sanitarios, la conselleira ha asegurado que "se trabajó mucho a nivel interno". "Evidentemente no se empezaron a hacer muchas cosas por propia decisión, precisamente para no crear alarma social", ha asegurado antes de dejar claro que "las cosas hay que hacerlas en el momento que hay que hacerlas".
Y es que, en su opinión, "la gestión de las crisis también es esto, hacer las cosas en el momento que se deben de hacer, ni antes ni después". "Si las hacemos antes podemos crear alarma y si las hacemos después vamos a estar retrasados", ha puntualizado.
Así, ha informado de que se están ofreciendo cursos "en función del riesgo que tiene cada profesional" con respecto al ébola. "No es lo mismo el caso de los pacientes de un centro de salud a los que les puede llegar una sospecha de caso y que tienen que descartarlo , a los profesionales que tienen que trabajar con un paciente diagnosticado o fallecido por ébola".
Ante estos datos, ha considerado que "Galicia está preparada" y ha explicado que la información sobre el ébola "está disponible" para todos los profesionales a través de múltiples vías, así como "para toda la ciudadanía" en la página web de la Consellería de Sanidade.
"ESFUERZO" EN ÁFRICA
En la entrevista que recoge Europa Press la titular de Sanidade ha considerado que con la crisis generada por el ébola en España "se aprendió mucho". "Estamos en un mundo globalizado y lo que pasa en otros países, por muy lejos que sea, nos puede afectar", ha apuntado.
Por ello, ha asegurado que los países occidentales tienen que "hacer un esfuerzo para realmente tratar la crisis del ébola en África". "Esto nos vino a despertar las conciencias, tenemos que ayudar a los países menos desarrollados, en donde el sistema no funciona porque podemos estar todos afectados", ha destacado.