Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La causa del accidente de Castelldefels fue la actuación "temeraria" de las víctimas

La causa del accidente de  Castelldefels fue la actuación "temeraria" de las víctimastelecinco.es
Tras tomar declaraciones a los conductores, testigos y estudiar los informes periciales sobre el accidente, el juez concluye que no hay indicio de ningún hecho delictivo y que el apeadero de tren de Castelldefels Platja cumplía con la normativa vigente en materia de seguridad, iluminación y accesos.
Para tomar su decisión el juez ha tenido en cuenta los datos obtenidos del disco duro de la "caja negra" del tren Alaris procedente de Alicante, así como las declaraciones del conductor de este convoy que arrolló a los fallecidos (y que dio negativo en las pruebas de alcoholemia), así como los informes elaborados por los Mossos d'Esquadra y el remitido por el ente gestor ADIF.
"La exhaustiva instrucción llevada a cabo en la presente causa únicamente puede conducir a la conclusión de que los 12 lamentables fallecimientos ocurridos como consecuencia del arrollamiento del tren (...) fueron consecuencia de una imprudencia atribuible a los fallecidos", razona el juez, que recuerda la prohibición de bajar y transitar por las vías, y que siempre deben cruzarse por los lugares habilitados.
Asimismo, determina que la actuación del maquinista fue "la debida", y que según las declaraciones de los testigos éste accionó las señales acústicas y el freno de emergencia cuando se percató de la presencia de un grupo de personas que cruzaban las vías, que habían optado por no utilizar el paso inferior -que estaba debidamente señalizado e iluminado- y que el convoy tardó 39 segundos en detenerse completamente.
Según el testimonio del conductor del tren de cercanías que se cruzó con el Alaris -segundos antes del atropello- éste llevaba las luces puestas, que eran visibles a unos 100 metros de distancia y que además circulaba a velocidad inferior a la reglamentaria, en concreto a 139 kilómetros por hora (km/h) según la caja negra.
Uno de los testigos que se encontraban en el apeadero manifestó que nada más arrancar el tren cercanías en el que llegaron las víctimas a la estación de Castelldefels "la gente estaba deseosa" que marchase el convoy "para cruzar las vías"
El juez señala además que la locomotora había superado a una "minuciosa inspección" varios días antes del accidente, y que las luces del apeadero, 14 luminarias que, según diversos testimonios estaban encendidas, así como la señalización de entrada y salida de la estación y de la prohibición de cruzar las vías era la correcta.