Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El accidente en el Tibidabo pudo deberse a un error en el diseño de "El Péndulo"

El Péndulo y las atracciones próximas fueron cerradas tras el accidente. Foto: EFEtelecinco.es
Según la Agència Catalana de Notícies, los técnicos del parque recibieron dos avisos de que la atracción se «movía más de la cuenta», dijo un trabajador que quiso mantener el anonimato. Sin embargo, el mismo empleado añadió que este tipo de avisos no son excepcionales y que muchas veces se resuelven sin parar la atracción. Según el empleado, el palo que aguanta la atracción es flexible y debe vibrar un poco para aguantar la fuerte presión que soporta la cesta, pero ayer se movía más de la cuenta. Algunos jóvenes que estaban en el parque explicaron que habían oído "ruidos extraños" en la atracción, ruidos rítmicos de tornillos, cosa que comentaron a una trabajadora del parque, según publica el diario "La Vanguardia". 
La presidenta del Parque de Atracciones del Tibidabo, S.A. (PATSA), Sara Jaurrieta, ha informado  a los periodistas de que la investigación interna que ha abierto la empresa sobre el accidente ha permitido conocer que los trabajadores alertaron de un ruido extraño hacia las 15,45 horas de ayer.
Tras diez minutos de revisión, durante los cuales los técnicos de mantenimiento del parque probaron la atracción vacía de público, se determinó que "estaba en plena capacidad y se podía proseguir" con su funcionamiento, ha dicho Jaurrieta. La atracción funcionó sin más interrupciones hasta las 19,15 horas, cuando se produjo el suceso, cuyas causas deberán determinar los técnicos.
Las causas
De acuerdo con las primeras investigaciones efectuadas por los técnicos, la caída de la atracción pudo obedecer a que sus anclajes eran insuficientes para soportar el peso del brazo -del que cuelga la cabina con sus cuatro ocupantes-, lo que acabó con el tiempo por arrancar de cuajo la base de "El Péndulo".
Los técnicos a los que el Parque de Atracciones del Tibidabo ha encargado la investigación del siniestro han revisado los materiales de los que están hechos los anclajes de la atracción y han descartado la hipótesis de que cedieran al haberse oxidado o deteriorado por el paso del tiempo.
Por tanto, las primeras hipótesis apuntan a un fallo de las mediciones que efectuaron los ingenieros responsables de los anclajes de la atracción para calcular el peso que éstos podían soportar.
El montaje de la atracción 'El Péndulo' del Tibidabo necesitó tres días de trabajo y fue llevado a cabo por cinco técnicos italianos y un ingeniero.
La presidenta del parque ha asegurado todas las atracciones pasan "un control diario, uno semanal y un tercero externo una vez al año" que en este caso se realizó el pasado 9 de junio.
Cuatro afectados
En el trágico suceso falleció una chica de 15 años, vecina de Barcelona, y resultaron heridas muy graves otras dos de la misma edad que evolucionan favorablemente de las múltiples heridas sufridas, en los hospitales de Sant Joan de Déu y de la Vall d'Hebron, según ha informado en rueda de prensa la consellera de Salud, Marina Geli.
El cuarto joven que ocupaba la atracción con las otras tres chicas consiguió salir por su propio pie tras el suceso y hoy mismo ha sido dado de alta en el Hospital General de Cataluña.
Críticas por no desalojar el Parque
Según fuentes del parque, había 4.000 personas en el recinto, por lo que la dirección decidió no desalojarlo de golpe, para evitar más problemas, así que las atracciones más distantes siguieron funcionando hasta la hora de cierre, lo que indignó a algunos testigos del accidente. Las atracciones más cercanas a El Péndulo y a la Mina de Oro sí fueron desalojadas. 
Con 40 metros de caída a 100 km/h, de fabricación italiana, El Péndulo es una de las atracciones estrella desde su inauguración en el 2006. Está autorizada para personas de entre 1,40 y 1,90 metros de altura. LA