Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El acusado de descuartizar a su pareja ya estuvo implicado en otro caso de violencia machista

La puerta de la vivienda que compartían la víctima y sus supuesto agresor y donde se cometió el crimen. Foto: EFEtelecinco.es
El cuerpo de Mari Paz apareció esta semana descuartizado en varios contenedores de basura de la ciudad de Elche. La policía de inmediato registró su vivienda y, aunque había sido limpiada, halló pruebas y pudo arrestar enseguida a su pareja. 
El hombre ha explicado a la policía que la mató tras haber discutido con ella. La relación estaba muy deteriorada y "estaba harto de que me tomara el pelo", ha confesado el supuesto asesino. Ha asegurado que ella le insultó llamándole "inútil e impotente".
El asesinato se produjo en una de las habitaciones de la casa. Según publica la prensa local, el agresor se ensañó con la mujer de tal forma que algunos investigadores han quedado conmocionados. Tras matarla, el agresor llevó a cabo una especie de ritual. Le cortó varios dedos y se los metió en la boca. Después le sacó los pulmones y las vísceras, según publica el diario El Mundo. Después la descuartizó no solo con objetos cortantes, la metió en bolsas de basura y la tiró a varios contenedores.
Antecedentes por violencia machista
El acusado tiene antecedentes por homicidio en grado de tentativa. En 2004 intentó matar a puñaladas a la que en ese momento era su pareja sentimental. Ella estuvo muy grave pero logró sobrevivir. Él estuvo en prisión preventiva.
Aunque inicialmente estaba previsto que el acusado pasara a disposición judicial a lo largo del día de hoy finalmente lo hará el miércoles.
La Subdelegación del Gobierno ha celebrado cinco minutos de silencio en la puerta de su sede en Alicante como repulsa por este nuevo caso de violencia de género. Además, familiares y amigos la han despedido en su pueblo natal, Dolores. Su primo ha declarado que están "destrozados" y que no sabían que corriera peligro de muerte.