Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La adicción a los rayos UVA, tan fuerte como la adicción al alcohol o las drogas

Una mujer se broncea en una cama solar. Foto: APtelecinco.es
Las camas solares y la necesidad de estar moreno se han convertido en una adicción para muchos. De hecho, los investigadores aseguran que la adicción a las cabinas de rayos UVA puede ser igual de agresiva que la adicción a las drogas o al alcohol.
La adicción al bronceado, comocida como 'tanorexia', está relacionada con la ansiedad y con la aparición de otras dependencias como el alcohol o el cannabis.
Un estudio publicado en el 'Journal Archives of Dermatology' para el que se ha investigado a 229 universitarios de Estados Unidos muestra que todos ellos acudían a la cama solar y que la media de visitas en un año es de 23. 
Tras completar el estudio y dos cuestionarios relacionados con sus hábitos en este tipo de espacios, los investigadores observaron que el 69% de los participantes cumplía los criterios de una persona con adicción.
Los estudiantes adictos a la cabina de rayos UVA se declararon más propensos a sufrir ansiedad que los que no. Además, según el estudio, bebían más y consumían más cannabis.
Para los investigadores, "Este estudio apoya el concepto de que el broncearse de manera artificial se puede considerar un comprotamiento adictivo".