Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los afectados por la talidomida recibirán entre 30.000 y 100.000 euros

Muchos de ellos nacieron con malformaciones. Vídeo: ATLAS.telecinco.es
El Consejo de Ministros ha aprobado hoy el Real Decreto por el que se regula la concesión de ayudas económicas a las personas afectadas por la talidomida en España, durante el período 1960-1965, que oscilarán entre 30.000 y 100.000 euros.
La Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2010 dispone la concesión de una ayuda, por una sola vez, a quienes durante esos años sufrieron malformaciones durante el proceso de gestación como consecuencia de la ingestión de talidomida por sus madres.
Para las personas nacidas en el extranjero, la madre deberá haber residido en España en cualquier período comprendido entre 1960-1965, ha informado el Ministerio de Sanidad en una nota de prensa.
Mediante la concesión de estas ayudas económicas, que serán gestionadas por el IMSERSO, se da respuesta a la necesidad de "reconocimiento y apoyo solidario" a las personas afectadas por este fármaco, según las diferentes situaciones personales.
En particular, se estipula un único pago de 30.000 euros a los afectados con un grado de discapacidad del 33 hasta el 44% y la cantidad se eleva hasta 60.000 del 45 hasta el 64%; 80.000 del 65 hasta el 74% y de 100.000 euros del 75% o superior.
Mediante la aprobación de esta iniciativa, apunta el departamento que dirige Trinidad Jiménez, España sigue la línea fijada por la mayoría de países de su entorno, donde se han establecido esquemas solidarios de ayuda a las personas afectadas.
Por su parte, la Asociación de Víctimas de la Talidomida (Avite) estima que estas ayudas alcanzarán a veinticuatro personas de las 3.000 que sufrieron malformaciones por culpa de este medicamento en España.
El presidente de Avite, José Riquelme, ha esgrimido que estos primeros afectados serán la "puerta de entrada" para que se vaya reconociendo la situación de todos los que viven bajo las nefastas consecuencias de un medicamento, que fue recetado a sus madres para paliar las náuseas durante los primeros meses del embarazo.
Ha recordado que la talidomida fue un fármaco producido por la empresa alemana Chemie Grünenthal, que fue comercializado entre los años 1958 y 1961, aunque en España siguió vendiéndose oficialmente hasta 1963.
Consumido como sedante y calmante por mujeres embarazadas que padecían náuseas, sus efectos a medio plazo sobre el feto se desvelaron como catastróficos, ya que unos 20.000 niños nacieron con graves problemas congénitos en el medio centenar de países donde se vendió bajo unos ochenta nombres comerciales.
Concretamente, fueron víctimas de la focomelia, una anomalía congénita caracterizada por la carencia o excesiva cortedad de las extremidades.
Asimismo, a la talidomida se la asocia con la neuropatía periférica, una enfermedad que genera una debilidad muscular que en muchos casos llega a postergar a una persona en una silla de ruedas.
Riquelme ha denunciado que en España, durante casi medio siglo, este colectivo ha sido "invisibilizado" por gobiernos y autoridades sanitarias de "todos los colores políticos" y, desde luego, por los laboratorios que vendieron el fármaco.
Todos ellos, ha lamentado, se amparan en la prescripción jurídica por el tiempo transcurrido para eludir sus responsabilidades.
"El régimen del General Franco nos ocultó y la Democracia se olvidó de nosotros", ha aseverado, para felicitarse de que, por primera vez en la historia, un Gobierno les preste atención aunque éste sea "sólo un primer paso".