Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El papa alerta del peligro de escándalos en la Iglesia: "La gente puede decir: si eso es ser cristiano, yo me hago ateo"

El papa ha alertado del peligro que conllevan los escándalos en la Iglesia. "Mira esta persona, está siempre en la Iglesia pero después critica a todo el mundo, habla mal de todos; eso no es cristiano y la gente puede decir: 'si eso es ser cristiano, yo me hago ateo'", ha explicado durante la audiencia general de los miércoles.
De esta manera, ha hecho un llamamiento a "no ser motivo de escándalo" y a "dar ejemplo "con el testimonio". El pontífice ha comentado que cuando la Iglesia "provoca un profundo disgusto sobre todo cuando se da mal ejemplo", al tiempo que ha precisado que también tiene experiencia de "fragilidad", "límites" y "pecados" al afirmar que nadie se libra del pecado.
"¿Quién de vosotros está libre de pecado? Que levante la mano --ha reclamado a las miles de personas presentes en la plaza de San Pedro, arrancando un gran aplauso--. Podemos ser motivo de escándalo pero también motivo de testimonio".
Además, Francisco ha arremetido contra las críticas de los que dice "la Iglesia no hace esto o esto otro" para afirmar una vez más que la Iglesia no la compone el clero, sino que la conforman "todos los bautizados".
Durante la catequesis de este miércoles ha reflexionado sobre la relación entre la realidad visible de la Iglesia y la realidad espiritual. "Para entender esta relación hay que mirar a Cristo porque al mirar a Cristo no se cometen errores", ha sentenciado.
Por otro lado, ha explicado que "la realidad visible de la Iglesia no se puede medir porque no se puede conocer toda su plenitud. "Va más allá de nuestro control y nuestra fuerzas porque viene de Dios --ha dicho--. ¿Cómo se puede conocer en plenitud las obras de caridad en las familias, por ejemplo en la educación a los hijos, para transmitir la fe, o el sufrimiento de los enfermos?".
Además, ha explicado que la Iglesia es un misterio porque "lo que no se ve es más importante que lo que se ve y sólo puede ser reconocido con lo ojos de la fe". Finalmente, ha insistido en que la Iglesia está llamada a mirar "con compasión y misericordia propia de Dios" a los pobres, los marginados y todos los que sufren.