Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los almonteños saltan la verja para sacar en procesión a la Blanca Paloma

En su salida de este año, la Virgen, ataviada como es tradicional con sus ropas de 'Reina', se ha adelantado media hora respecto al año pasado, cuando el salto se produjo a las 3.02 horas.
La aparición del Simpecado de la Hermandad Matriz por la puerta de la ermita desató el entusiasmo de las miles de personas congregadas en el interior del Santuario que, con sus palmas y gritos, animaron a los almonteños precipitando el momento del salto y la posterior apertura de la verja que separa a la Virgen de sus fieles. Como otros años, ni siquiera se esperó a que el Simpecado de la Matriz alcanzará el altar.
Tras esto bajaron el paso de la Blanca Paloma de su presbiterio para recorrer el camino que separa el altar de la puerta de la ermita, viviéndose algunos de los momentos más complicados de la salida.
Paseo por El Rocío
Unos 20 minutos después de ese momento, la Virgen del Rocío salía a la explanada delantera de la ermita, momento en el que los almonteños la portaron a hombros e iniciaron, ante la emotiva y atenta mirada de miles de personas, su recorrido por las calles de la aldea.
Un recorrido que la llevará a visitar a todas y cada una de sus hermandades filiales para que los miembros de éstas le dediquen su especial homenaje.
Tras esto, hoy, al mediodía, serán ya numerosas las hermandades que emprendan el camino de vuelta por las provincias de Huelva, Cádiz y Sevilla, siendo la hermandad onubense de Ayamonte la última en terminar el camino, el próximo viernes.   LA