Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los amigos de Samuel corroboran su coartada ante el juez

Declaran cuatro amigos de Samuel B.P. Video: ATLAS.telecinco.es
Los cuatro amigos de Samuel B.P. han corroborado ante el juez instructor del caso de la muerte de Marta del Castillo la coartada del imputado. Así, los cuatro testigos, tres de ellos menores de edad, han asegurado que vieron a Samuel en la barriada de Montequinto la tarde-noche en la que desapareció la joven sevillana.
Así, y según informaron a los periodistas fuentes del caso, dos de estos testigos han señalado que vieron a Samuel por la tarde en Montequinto, mientras que los otros dos precisaron que lo vieron en el mismo lugar entre las 1,00 y las 2,15 horas de la madrugada del 24 al 25 de enero. 
De esta manera, los cuatro testigos propuestos por el abogado defensor de Samuel, Manuel Caballero, han corroborado ante el juez Francisco de Asís Molina, la versión ofrecida por el imputado acerca de que pasó toda la tarde-noche del día de los hechos en Montequinto.
Así las cosas, la novia y dos amigas de Samuel B.P. ya aseguraron ante el magistrado que el joven estuvo acompañado en la barriada de Montequinto, en el municipio de Dos Hermanas, durante todo el día en el que supuestamente se produjo el crimen de la menor.
La novia del implicado afirmó que estuvo la tarde del 24 de enero de 2009 con Samuel B.P., excepto una hora y media en la que ésta fue a arreglarse a su vivienda. En ese lapso de tiempo, el joven estuvo acompañado por otros amigos, según el relato de las otras dos testigos que acudieron entonces al Juzgado de Instrucción número 4.
Con estas testificales, el instructor del caso intentará aclarar cuáles fueron realmente los pasos que dio el imputado el 24 de enero, pues el sospechoso reconoció tras su arresto que prestó ayuda a Miguel C.D., principal imputado en la causa, para deshacerse del cuerpo de la menor, si bien, posteriormente, se desdijo ante el juez y negó que tuviera conocimiento de los hechos por los que fue enviado a prisión. EPF