Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un pequeño amortiguador implantable en la rodilla reduce el dolor causado por la artrosis precoz

En el último congreso de la Sociedad Europea de Traumatología del Deporte, Cirugía de Rodilla y Artroscopía celebrado en Barcelona se han presentado datos de un pequeño amortiguador implantable en la rodilla que disminuye el dolor y aumenta la movilidad en pacientes con artrosis precoz en esta articulación.
Este nuevo sistema Atlas, de la compañía Moximed, se coloca por vía subcutánea junto a la rodilla e incorpora biomateriales avanzados diseñados para proporcionar una descarga artícular en la rodilla de 13 kilos.
El sistema absorbe el exceso de carga, en lugar transferirla a zonas sanas de la articulación. Aligerando la carga sobre la rodilla, se amortigua y protege el cartílago afectado, mientras se mantiene el movimiento natural y la integridad estructural de la rodilla.
Para Dragos Popescu, traumatólogo especialista en patologías de la rodilla en el Hospital Clínic de Barcelona, este sistema es "una buena opción para el tratamiento" en pacientes de mediana edad con artrosis precoz en la parte interna de la rodilla, "un campo donde no hay muchas alternativas".
"Cada vez habrá más personas con esta patología, personas entre 45 y 60 años que les gusta correr, jugar al tenis, esquiar y que el dolor de rodilla se lo impide. La parte interna de la rodilla quizás sea la parte que más sufre por el tipo de marcha que tenemos", ha destacado.