Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ampliación de la UCI del Infanta Elena permite un aumento de los pacientes atendidos en un 40%

El aumento del número de camas experimentado por la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Infanta Elena de Huelva, tras sus obras de reforma integral, ha permitido mejorar "de forma significativa" en los dos últimos años la respuesta asistencial que ofrece el centro a los pacientes graves, favoreciendo también "la continuidad de la actividad quirúrgica que requiere de ingreso en UCI e incrementando el apoyo a otras unidades en la atención de las urgencias de carácter más grave".
La consejera de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, María José Sánchez Rubio, ha visitado este jueves la unidad con el objetivo conocer de cerca la realidad de esta área asistencial, que ha incrementado hasta en un 40 por ciento los pacientes atendidos al pasar de disponer de una estructura de siete camas en habitaciones dobles a ocho camas en habitaciones individuales, a las que se suman dos más de cuidados intermedios.
Se trata de unos avances que se han traducido también en "una mejora importante" de la seguridad de los pacientes ingresados, no sólo por la incorporación de habitaciones independientes que facilitan el aislamiento, sino también por la implantación de medidas de control biosanitario del aire que incorpora un complejo sistema de filtrado, regulando así tanto la presión del mismo como la salida y entrada de aire procedente del exterior para mantener el mayor nivel de asepsia en la zona de UCI.
La mayor capacidad asistencial ha favorecido igualmente el desarrollo de la actividad quirúrgica de cierta complejidad que requiere de ingreso en UCI al contar con mayores recursos, así como ha agilizado la respuesta inmediata a los pacientes de cierta gravedad que llegan a la unidad procedentes de Urgencias.
Al amparo de este proyecto, que supuso una inversión por parte de la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales cercana al millón de euros, se han implantado durante estos dos últimos años nuevos programas asistenciales en la atención de pacientes críticos.
En concreto, se trata del Programa de Ictus que, basado en una rápida intervención con determinados fármacos tras la detección precoz del mismo, reduce las secuelas provocadas por un accidente cerebrovascular, o la acreditación del centro para la donación de órganos con la designación de un coordinador de trasplantes hospitalario.
NUEVO BLOQUE QUIRÚRGICO
La reforma de la UCI ha sido el primer paso de un gran proyecto global de renovación que viene registrando el centro y que afectará a todo el Bloque Quirúrgico del Infanta Elena, cuya primera fase ya ha concluido con la construcción de un edificio adyacente al hospital y que supondrá, una vez se encuentre totalmente finalizado, "una importante ampliación de toda el área quirúrgica", modernizando cinco de los seis quirófanos con los que contará finalmente el centro hospitalario y mejorando significativamente la bioseguridad de las instalaciones.
El proyecto de renovación total, que tiene un presupuesto que ronda los dos millones de euros, se viene realizando en varias fases, al objeto de que se pueda compatibilizar la actividad quirúrgica con la ejecución de las obras y supondrá la renovación de todo el área de apoyo, incluyendo así la sala de reanimación, las zonas de antequirófanos, las salas de espera y transferencia de pacientes, además de los espacios habilitados para informar a los familiares con la debida confidencialidad.
Las nuevas instalaciones se ubicarán en los espacios que actualmente ocupan el área quirúrgica, el área de Paritorio y la zona que ocupaban las antiguas Urgencias.
Gracias a la incorporación de la ampliación externa que se encuentra ya finalizada, se podrán habilitar también un nuevo Hospital de Día Quirúrgico, en el que se llevarán a cabo las intervenciones que no requieren hospitalización más allá de unas horas y un Hospital de Día Médico, que estará destinado a la realización de pruebas diagnósticas o administración de tratamientos médicos de mayor complejidad que requieren de supervisión hospitalaria.