Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una aplicación para smartphone permite a los fieles unirse a las oraciones del Papa por los desafíos de la humanidad

La aplicación 'Click To Pray' para smartphone, promovida por la Red Mundial de Oración, permite con un solo click que los fieles de todo el mundo puedan unirse a las intenciones del Papa Francisco por los desafíos de la humanidad.
'Click To Pray', que ha sido desarrollada por la agencia de comunicación 'La Machi' y está disponible en inglés, castellano, portugués y francés tanto para Android como para IOS, presenta una oración diferente para cada uno de los 365 días del año.
"Invita a los hombres y mujeres de todo el mundo a acompañar a Francisco en un nuevo camino compartido y digital, con el deseo de que los continentes se unan para rezar juntos por los grandes desafíos de este mundo, y de la misión de la iglesia, expresados por sus intenciones", ha indicado el director internacional de la Red Mundial de Oración del Papa, Frédéric Fornos.
Según han informado los responsables de esta aplicación, con un solo 'click' se puede rezar por los desafíos de la humanidad y unirse a diferentes culturas, idiomas y personas alrededor de esta causa universal.
Así, han precisado que la plataforma envía notificaciones para recordar el día mundial de oración (primer viernes de cada mes) y propone un ritmo de oración de tres veces durante el día: por la mañana, durante el día y por la noche. "Con este lanzamiento, Francisco busca promover el espíritu de diálogo e interacción, para que cada usuario de Click To Pray pueda unirse a miles de personas y orar por sus intenciones y las de otros", han detallado.
La primera edición de 'Click To Pray' fue lanzada en 2014 en Portugal y esta versión, que sentó el precedente para ahora 'globalizar' el proyecto, ya contaba con una comunidad de más de 87.000 personas de 138 países en sus diferentes canales de oración.