Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La artroscopia permite un inicio precoz de la rehabilitación y una rápida recuperación funcional de la articulación

La artroscopia permite un inicio precoz de la rehabilitación y una rápida recuperación funcional de la articulación, según ha asegurado el jefe de servicio de Traumatología y Cirugía de Unión de Mutuas, Eduardo Sánchez Alepuz, durante su ponencia 'Rotura y manejo del ligamento cruzado posterior', pronunciada en el marco del 'V Laboratorio de Técnicas de Artroscopia de Rodilla'.
Asimismo, durante el curso ha ejercido de instructor con los cirujanos participantes desarrollando diferentes técnicas en artroscopia de rodilla sobre piezas anatómicas. De entre las diferentes técnicas artroscópicas, Sánchez Alepuz ha realizado una cirugía en directo sobre espécimen anatómico con la técnica AMIC (Condrogénesis Autóloga inducida por Matriz).
Se trata de un método biológico "innovador" de reparación del cartílago en las articulaciones de carga con la aplicación de una malla de colágeno purificado, lo que proporciona un entorno estable para la actividad regenerativa celular. "Se trata de una técnica efectiva en la que interviene la capacidad curativa del propio organismo para reparar defectos focales del cartílago en la articulación de la rodilla", ha explicado.
TÉCNICA MÍNIMAMENTE INVASIVA
En este sentido, ha señalado que esta cirugía tiene la ventaja de ser "una técnica mínimamente invasiva", asociada a técnicas consolidadas para la estimulación de la médula ósea, con una "notable reducción" de las molestias postoperatorias y el acortamiento de los plazos para la reanudar las actividades laborales y deportivas.
Dicho esto, el experto ha destacado que la cirugía de rodilla con artroscopia supone un "éxito" de aplicación tanto en las lesiones derivadas de la práctica deportiva como de las laborales, ya que las posibles complicaciones "no alcanzan el uno por ciento".
Además, prosigue, el cirujano ve el campo operatorio a través de una pantalla de televisor y no toca directamente la articulación sino a través del instrumental. "Con incisiones mínimas, la artroscopia permite acciones diagnósticas y quirúrgicas, el paciente no precisa hospitalización, permite una pronta rehabilitación, una rápida recuperación funcional de la rodilla y por tanto, una disminución real de la baja laboral y la disminución del coste sanitario", ha zanjado.