Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El arzobispo de Dublín afirma que una visita del Papa a Irlanda sería un gesto de "reconciliación"

El arzobispo de Dublín, Diarmuid Martin, se ha mostrado esperanzado ante la posibilidad de que el Papa Francisco visite Irlanda en 2018 con motivo del próximo Encuentro Mundial de las Familias, que se celebrará en Dublín del 22 al 26 de agosto de 2018, y ha admitido que su visita sería un "gesto de reconciliación" con Irlanda.
"El Papa tiene el carisma para hacer gestos de reconciliación", ha declarado Martin en el Vaticano, durante la presentación del próximo Encuentro Mundial de las Familias, que lleva le lema 'El Evangelio de la familia, alegría por el mundo" y que será el primer encuentro de este tipo tras las Asambleas de Obispos dedicadas a las cuestiones del matrimonio y la familia. "Esos gestos son siempre una sorpresa", ha explicado.
El último Papa en viajar a Irlanda fue Juan Pablo II en 1979, por motivos de seguridad la etapa prevista para Irlanda del Norte fue cancelada. En este sentido, el arzobispo de Dublín ha dicho que es probable que Francisco visite Irlanda del Norte y que su viaje incluya "algún encuentro de carácter político".
Por su parte, el presidente del Pontificio Consejo para la Familia, monseñor Vincenzo Paglia, ha señalado que la exhortación apostólica Amoris Laetitia será la "Carta Magna" del encuentro programado. Así, ha explicado que el documento del Papa sobre la familia no es "simplemente una actualización de la pastoral familiar", sino "un nuevo modo de vivir en la Iglesia" y de "realizar ese amor que vuelve gozosa la vida del pueblo de Dios, de las familias y de la sociedad".
Finalmente, ha concluido que el Congreso será una invitación a Europa y al mundo para que encuentre la fuerza y la energía misionera para "descubrir la vocación y la misión de la familia".