Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La nueva asociación 'Liberata' pide que la trata de personas entre en el currículo escolar en España

Un grupo de cinco mujeres españolas ha creado la asociación civil 'Liberata' para luchar contra la trata de personas a través de la concienciación de la sociedad, la incidencia política y la educación. Precisamente, uno de sus objetivos es que el Ministerio de Educación incluya la trata de personas en el currículo escolar, desde infantil hasta la universidad.
Este es uno de los logros que alcanzó en Argentina otra asociación, Vínculos en Red, que preside la colaboradora del Papa Francisco Alicia Peressutti y que ahora apadrina esta iniciativa española.
"Es fundamental la incidencia política para conseguir políticas públicas y la educación, que la prevención de la trata esté en el currículo, plantearlo al ministro de Educación para que tenga un espacio curricular propio", ha defendido Peressutti este viernes durante la presentación de Liberata (www.liberata.org) en la sede del Arzobispado de Madrid.
En Argentina, la organización de la colaboradora del Papa, que es consultora de la Academia Pontificia de Ciencias del Vaticano, consiguió que la trata sea un tema estudiado por los alumnos desde el jardín de infancia hasta Bachillerato. También han logrado que este año entre como seminario en algunas universidades.
Asimismo, Pressutti recomienda a Liberata que exija al Gobierno una Ley Integral contra la Trata que aborde este problema "poliédrico" que necesita acciones "transversales" y que active un programa nacional de asistencia para las mujeres y hombres víctimas de esta explotación y esclavización sexual y laboral que lleva aparejada violencia, vejaciones, amenazas, drogas, tortura y la muerte.
En este sentido, la presidenta de la asociación argentina ha explicado que las posibilidades de sobrevivir en una red de prostitución son de cinco ó seis años. Y habla de prostitución porque asegura que esta tiene un cruce con la trata. "La mujer que se paró en la esquina, esa madre desesperada, joven, inmigrante que tiene que dar de comer a sus hijos ¿qué probabilidades tiene de mantenerse independiente?", se pregunta.
Una de las impulsoras de la asociación Liberata Mónica Prieto ha indicado que uno de sus principales objetivos de sensibilización son los jóvenes porque han observado que el consumo de prostitución entre los universitarios se ha "disparado". También reclamarán que se eliminen los anuncios clasificados de los periódicos en los que "se oferta a personas".
En todo caso, apuntan que la trata no es solo sexual sino también laboral. "En España tenemos esclavos en las calles, llevamos la ropa que ellos hacen", ha denunciado Prieto. Y los que más sufren y quedan expuestos a las redes de trata, según ha apostillado Pressutti, son los migrantes en situación irregular porque quedan en una "total vulnerabilidad".
LA "MEZQUINA" EUROPA
El director de la Comisión de Migraciones de la Conferencia Episcopal, José Luis Pinilla, ha alertado de que las medidas que está tomando Europa están dejando en manos de las mafias a los inmigrantes sin papeles. "La migración irregular es un caldo de cultivo para el aprovechamiento de las mafias que se enriquecen, dado que la mezquina Europa está respondiendo con medidas que echan en las manos de las mafias a estas víctimas", ha denunciado.
También se ha referido al acuerdo alcanzado por la UE y Turquía que este viernes están negociando y contra el que se han posicionado los obispos y las entidades de la Iglesia en España y que demuestra, a su juicio, la "ceguera" de las administraciones europeas ante el sufrimiento de los migrantes. Además, ha destacado que el Papa también se ha pronunciado en este sentido pidiendo pasillos humanitarios para los refugiados.
Pinilla espera que con el trabajo de asociaciones como Liberata la realidad de la trata sea "cada vez menos invisible en una sociedad que está corrompida en muchas esquinas".