Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un total de 42 asociaciones crean la 'Plataforma Excalibur' para acabar con los sacrificios de animales injustificados

Un total de 42 asociaciones han creado la 'Plataforma Excalibur' con el objetivo de unir sus fuerzas en defensa de los derechos de los animales. "Vamos a luchar para que no existan más sacrificios, ni más autoritarismos en el nombre de la falacia", subraya.
"Vamos a luchar, pero no sólo como hasta ahora, cada uno desde un nombre más fácil de silenciar, sino unidos, dando pasos firmes y capaces de hacer temblar los ejes podridos que sustentan un sistema injusto, que no nos conceptúa ni como ciudadanos ni como las reales fuerzas vivas en pos de la defensa animal", señala la plataforma en el manifiesto de declaración de intenciones.
Una unión que pretende suponer un "paso cualitativo" para constituirse en una "masa organizada, sensata, coherente, y fuerte que da voz a cientos de personas" que luchan diariamente en defensa de los animales. "Es casi una exigencia a nuestra cordura ejecutar una línea de trabajo eficaz y eficiente con la voz de todos los que estamos en contra de las barbaries, las injusticias y las tropelías que este sistema ha proferido y seguramente, si no actuamos rápido, siga ordenando", incide.
En este sentido, explica que el germen de esta plataforma fue 'Pipo', un perro mestizo sacrificado por haber estado en contacto con una perra con rabia a pesar de estar vacunado, aunque el nombre es un homenaje a la mascota de la auxiliar de enfermería Teresa Romero, contagiada por ébola.
Ante casos como los anteriormente señalados, la plataforma hace hincapié en su "obligación" de exigir responsabilidades penales a los autores de este tipo de acciones y evitar sucesivas "mirando a los ojos de quien ha de rendir cuentas".
"Ahora, más que nunca transformamos nuestra rabia en acciones contundentes, capaces de hacer quebrantarse las ya más que demostradas e innecesarias fronteras coyunturales que despojan a los animales no humanos de ser tratados con dignidad y respeto, en equidad a los animales humanos", concluyen.