Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los astronautas del Discovery instalan cámaras de vídeo en el laboratorio 'Kibo'

Fotografía facilitada por la NASA que muestra al astronauta Mike Fossum trabajando afuera de la Estación Espacial Internacional (EEI). Foto: EFE.telecinco.es
"Buen trabajo", indicó el control de la misión del "Discovery" desde el Centro Espacial Johnson de la NASA en Houston (Texas). La NASA programó una duración de siete horas de esta caminata espacial, la segunda de las tres programadas en la misión del Discovery, en la que participan siete astronautas.
Esta fue la jornada 111 de labores fuera de la Estación Espacial, donde residen otros tres astronautas, la quinta en la que participa Fossum y la segunda para Garan.
Cuando se cumplía la primera hora desde que salieron del compartimento "Quest", Forum y Garan comenzaron la instalación de dos cámaras en cada lado del extremo del laboratorio japonés más apartado de la EEI. "Sensacional ¡qué panorama!", exclamó Fossum mientras ambos hombres flotaban sujetos al puesto orbital, un proyecto de 100.000 millones de dólares en el cual participan 16 naciones.
En la primera jornada de labor exterior el martes, Fossum y Garan instalaron el laboratorio "Kibo", cuyo nombre significa esperanza, en la estructura de la EEI. "Kibo", con casi 12 metros de largo, es más grande que los laboratorios estadounidense y europeo adosados en el complejo orbital.
Reparación del inodoro
Los astronautas de la EEI tuvieron una misión diferente, pero también importante: reparar el único inodoro que tiene el orbitador y que llevaba semanas estropeado.
El mal funcionamiento del inodoro, que se encuentra en la zona rusa de la EEI, había sido un quebradero de cabeza para los ocupantes de la Estación y para los técnicos de la agencia espacial estadounidense, quienes habían tratado sin éxito resolver el problema.
Según la NASA, el dispositivo de desechos sólidos funcionaba bien, pero el recolector de orina daba problemas, lo cual obligaba a utilizar agua extra de la almacenada para el consumo de los astronautas. EPF