Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La aversión a las matemáticas se transmite de padres a hijos, según alerta la OCDE

Los alumnos en España a cuyos padres no les gustan las Matemáticas tienen un 43 por ciento más de posibilidades de sentir impotencia a la hora de enfrentarse a un problema matemático que aquéllos a cuyos padres les gustan, según el estudio de la OCDE 'Ecuaciones y Desigualdades: Hacer las Matemáticas más Accesibles a Todos', que recoge Europa Press.
Este estudio, que se basa en los resultados del último Informe PISA 2012 --realizado a alumnos de 15 años--, destaca que dada la importancia del razonamiento matemático "en todo", desde explorar el espacio, el plan de estudios en Matemáticas o la enseñanza de esta materia, es necesario que todos los estudiantes tengan la "oportunidad de desarrollar estas habilidades de pensamiento para su vida adulta".
"La falta de acceso a contenidos matemáticos en clase puede dejar a los jóvenes en desventaja económica y social de por vida", indica este informe, que concluye que los sistemas educativos "no ofrecen las mismas oportunidades de aprendizaje a todos los estudiantes para que se puedan desmantelar las desigualdades ya presentes en la sociedad".
Sobre España, la OCDE señala que las chicas están más familiarizadas con los conceptos matemáticos que los chicos --en la línea con la media de los países que participan en PISA--, aunque destaca en que las diferencias de familiaridad con esta materia son más significativas entre los alumnos nacidos en España y los extranjeros y entre los socialmente favorecidos y desfavorecidos. En este último punto la distancia es del 23%, cuatro puntos más que el promedio de la OCDE.
Otro aspecto que diferencia a España respecto a la media de los países de la OCDE es que los centros más desfavorecidos en España tienen profesores más cualificados en Matemáticas que los centros socioeconómicos más elevados, una diferencia de hasta 40 puntos porcentuales. En los países de la OCDE esta distancia es de tan sólo ocho puntos.
Este documento relaciona la oportunidad de aprender Matemáticas en el colegio con el rendimiento en PISA 2012, es decir, si los estudiantes son capaces de aplicar los conceptos que aprenden en clase a problemas nuevos que podrían encontrar en la vida real y pone en evidencia que el tiempo de instrucción más largo de Matemáticas en las aulas españolas no implica una mejora en el rendimiento de los alumnos.
Además, apunta a que los estudiantes en España que registraron una menor familiaridad con las Matemáticas que la media de los estudiantes de su centro educativo tienen "autoestima baja" en este área.
RETRASAR UN AÑO LA ELECCIÓN DE ITINERARIOS
Para ayudar a que todos los estudiantes entiendan las matemáticas, calculen con facilidad y razonen utilizando lo que aprenden en el aula, la OCDE aconseja a España que ponga en marcha una política centrada en que "dar a todos los estudiantes las mismas oportunidades para aprender" esta materia, pues redunda en una "mayor movilidad social".
Esta estrategia debe incluir, según la OCDE, incrementar las conexiones entre el currículo y las mismas expectativas hacia todos los estudiantes; ayudar a adquirir competencias matemáticas más allá del conocimiento del contenido mediante la resolución de problemas; postergar el año en que se les hace elegir el itinerario (entre matemáticas orientadas a la FP o hacia Bachillerato).
La OCDE aconseja a España más apoyo individualizado a los alumnos con dificultades y más formación pedagógica a los profesores; promover actitudes positivas hacia las matemáticas usando tareas atractivas y orientando a alumnos con dificultades; o recopilar datos sobre los métodos de enseñanza aplicados en clase.