Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La biosfera, el gran aliado natural para luchar contra el cambio climático

El director ejecutivo del PNUMA y subdirector general de la ONU, Achim Steiner. EFE/Archivotelecinco.es
El control y el uso eficiente de los recursos biológicos del planeta es la principal herramienta con la que cuenta el ser humano en la carrera de fondo contra el cambio climático.
Así lo asegura un nuevo informe del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) que se presenta en Londres con motivo de la celebración del Día Mundial del Medio Ambiente, que este año acoge oficialmente México.
Bajo el título "¿Ajuste natural? El rol del ecosistema en el control del clima", el informe reclama a los Gobiernos la ejecución de políticas destinadas a aprovechar los recursos naturales de que dispone la tierra para hacer frente al calentamiento global.
El director ejecutivo del PNUMA y subdirector general de la ONU, Achim Steiner, considera que "se están destinando decenas de miles de millones de dólares para la captura de carbono y su almacenamiento mientras se pasa por alto un método que ha sido realmente útil durante milenios: la biosfera".
El documento hace especial hincapié en la necesidad de conservar la superficie forestal para reducir la emisión de dióxido de carbono a la atmósfera.
En concreto, señala que si se consiguen reducir a la mitad los niveles actuales de deforestación hasta 2100, se rebajarían las emisiones de carbono en 50 gigatoneladas (Gt) durante el próximo siglo.
Para lograrlo, el PNUMA anima a los Estados que se reunirán en diciembre en Copenhague con la intención de sellar un pacto contra el cambio climático a que aumenten la inversión en la conservación y rehabilitación de los bosques, así como para asegurar la supervivencia de los distintos ecosistemas.
En opinión de Steiner, estas iniciativas no sólo repercutirían positivamente en el medio ambiente, sino que proporcionarían importantes mejoras en el ámbito económico -con la creación de "empleos verdes"- o en las infraestructuras -a través, por ejemplo, del desarrollo de nuevos sistemas de canalización y abastecimiento de agua-.
Asimismo, el informe resalta la importancia de mejorar las prácticas agrícolas, generalizando el uso de nutrientes naturales y evitando remover la tierra, para compensar las emisiones de efecto invernadero generadas por el propio sector.
"Nuestro planeta cuenta -indica el informe- con ingeniosos y efectivos métodos para manejar las emisiones de carbono. Hay que mandar las señales oportunas a aquellos encargados de decidir el futuro político y económico y demostrarles la importancia crítica de preservar nuestros bosques, praderas y zonas agrícolas frente al cambio climático".