Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las 'bolas chinas' dan el salto a las farmacias

El laboratorio farmacéutico catalán Masterfarm ha empezado a distribuir esferas vaginales (más conocidas como 'bolas chinas'), contra la incontinencia urinaria por primera vez en establecimientos farmacéuticos como una muestra de su uso terapéutico y con el objetivo de romper el tabú que las asocia sólo con 'sex shops'.
Las esferas son recomendadas por numerosos ginecólogos, especialmente después de un parto, para tonificar y fortalecer la musculatura del suelo pélvico con el fin de mejorar el problema de la incontinencia urinaria entre las mujeres. 
Según informó Masterfarm, con sede en Banyoles (Gerona) en un comunicado, se trata de un producto sanitario que consiste en dos esferas de color rosa pálido -cada una posee en su interior otra esfera más pequeña- unidas por un cordel que se prolonga hasta el exterior, para facilitar su extracción, y revestidas por silicona médica.
Las esferas intravaginales, que hasta ahora sólo se conseguían en los 'sex shops', se colocan en el fondo de la vagina y dan lugar a una contracción muscular involuntaria que evita que caigan.
Cuando la mujer camina o se mueve, las esferas producen una vibración que consigue el fortalecimiento de la musculatura vaginal. Para facilitar su introducción, el laboratorio propone un gel lubricante de base acuosa, así como un complemento alimenticio para contribuir también a mejorar el suelo pélvico.
Los expertos insistieron en que el objetivo primordial de estas esferas no es inducir placer, sino mejorar el tono muscular del suelo pélvico y vaginal. Como consecuencia, a medio o largo plazo se produce una mejora de las relaciones sexuales.
Un 26,6 por ciento de las mujeres de 65 a 74 años sufre problemas de incontinencia urinaria, y un 10,2 por ciento de los hombres de la citada franja de edad. De hecho, las estructuras pélvicas pueden experimentar un debilitamiento por varias causas como la menopausia, actividades deportivas intensas, herencia genética y hábitos cotidianos como retener la orina, vestir prendas ajustadas, practicar canto, la obesidad, el estreñimiento y la tos crónica.