Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un bombero muere electrocutado y otro resulta herido al rescatar a un niño

Un bombero ha fallecido y otro ha resultado herido al rescatar a un niño de doce años que se había colado en un solar vallado de Barcelona en el que se encontraba una estación eléctrica, y que también está ingresado en el hospital con pronóstico muy grave al sufrir quemaduras en el 36% del cuerpo por electrocución.
El suceso ocurrió a última hora de la tarde de ayer cuando varias dotaciones de bomberos acudieron al número 161 de la Rambla Guipúscoa alertados de que un niño había saltado una valla y había caído en un agujero de un solar, donde durante muchos años había estado instalada la filial española de la Coca-Cola, Cobega.
Los dos bomberos que intentaron rescatar en primer lugar al niño, que había saltado al solar para recuperar una pelota, quedaron electrocutados al igual que el menor.
Un portavoz del Ayuntamiento barcelonés ha asegurado que los bomberos desconocían que en el solar se encontraba una estación eléctrica de media tensión cuando acudieron al servicio, por lo que no dieron aviso a Endesa para que desconectara la corriente hasta que se produjo el suceso.
Cuando se cortó la corriente, otros bomberos pudieron finalmente rescatar al menor y trasladarlo, junto a los otros dos bomberos heridos, al hospital Vall d'Hebrón de Barcelona.
Las mismas fuentes han apuntado que, aparentemente, no había ninguna señalización visible que indicara que en aquel solar del barrio de la Verneda había una estación eléctrica de media tensión.
Los Mossos d'Esquadra han abierto una investigación para esclarecer las circunstancias del suceso.
El bombero J.G.G., de 28 años de edad y con quemaduras en el 45% del cuerpo, murió esta pasada madrugada en el hospital Vall d'Hebrón de Barcelona, mientras que el niño se encuentra en estado muy grave aunque estable con quemaduras en el 36% del cuerpo, según fuentes de este centro sanitario.
El alcalde barcelonés, Jordi Hereu, que anoche acudió al hospital Vall d'Hebrón de Barcelona para seguir el estado de salud de los heridos, ha lamentado la muerte de uno de los bomberos y ha subrayado que el fallecimiento se ha producido en un acto de servicio.
El otro bombero herido en el suceso, J.G.R, de 50 años, también está ingresado en el hospital Vall d'Hebron con quemaduras en ambas manos y su pronóstico es menos grave.