Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La campaña antigripal contará con 65.000 dosis

Con un total de 65.000 dosis de vacuna adquiridas, la Consejería de Salud y Servicios Sociales del Gobierno de La Rioja pone en marcha la Campaña de Vacunación Antigripal 2014-2015, desde el 13 de octubre al 30 de noviembre, con el objetivo de reducir la incidencia de la gripe estacional y las complicaciones derivadas de su padecimiento en la salud de los riojanos, mediante la vacunación de los grupos de personas de riesgo.
Los datos del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad sobre la pasada campaña contra la gripe, relativos al grupo de población de mayor riesgo (personas mayores de 65 años), sitúan a La Rioja en el primer puesto de las Comunidades Autónomas por cobertura de vacunación, ha destacado esta mañana el consejero de Salud y Servicios Sociales, José Ignacio Nieto. En concreto, La Rioja alcanzó una cobertura de vacunación del 66,4 por ciento frente a la media nacional que fue del 56,4 por ciento.
De hecho, ha recordado que el Gobierno riojano amplió la vacunación universal a un nuevo colectivo. Se incluyó a las personas de entre 60 y 64 años con el objetivo de incrementar la protección frente a la gripe de un número mayor de riojanos. Salud alcanzó una cobertura del 26,16 por ciento en este grupo. En esta edición y al igual que en la campaña del año anterior, se va a aplicar una única vacuna para todos los colectivos. Salud va a utilizar la vacuna antigripal de virus fraccionados e inactivados
OBJETIVOS
Para la campaña 2014-2015, la Consejería pretende alcanzar unos objetivos similares a los del año pasado, que pasan por vacunar, al menos, al 65 por ciento de la población de más de 65 años; aumentar la cobertura de vacunación en la población entre 60 y 64 años respecto a la campaña anterior.
Alcanzar una cobertura vacunal de, al menos, el 90 por ciento en personas mayores de 60 años que están institucionalizadas (ingresados, residencias de ancianos, etc.). Ha recordado que el año pasado Salud vacunó al 88,23 por ciento en mayores de 65 años institucionalizados)
También busca incrementar la cobertura vacunal en trabajadores sanitarios, en relación a la campaña anterior, y aumentar la cobertura vacunal en personas menores de 60 años que sufran alguna enfermedad crónica.
DISTRIBUCIÓN DE LA CAMPAÑA DE VACUNACIÓN ANTIGRIPAL
La Consejería de Salud y Servicios Sociales ha editado 60.000 folletos y 1.000 carteles dirigidos a población general, y otros 250 carteles para profesionales sanitarios. Esta información se va a distribuir en los centros de salud y los consultorios de vacunación de todos los municipios de La Rioja. Además, se distribuirán en el resto de puntos de vacunación: Residencias de la Tercera Edad, Centros de Día, Hospitales, Servicios de Prevención de Riesgos Laborales; Centros Docentes y Oficinas de Farmacia.
Además ha señalado que la población diana a la que se dirige la campaña de vacunación antigripal 2014-15 se divide en cuatro grupos, entre los que se encuentran el de personas de edad igual o superior a 60 años de edad, los niños - mayores de 6 meses- y adultos con diferentes enfermedades, las mujeres embarazadas en cualquier trimestre de gestación, o los Trabajadores de los centros sanitarios, tanto de atención primaria como hospitalaria, pública y privada, entre otros, así como personal de cuerpos policiales y del sector educativo.
No se deben vacunar las personas con alergia al huevo; las personas alérgicas a algún otro componente de la vacuna o que hayan tenido una reacción alérgica severa a una vacunación anterior con vacuna de la gripe; niños menores de 6 meses; y las personas que padecen una enfermedad aguda con fiebre alta, que deberán esperar hasta que esta situación remita.
VACUNACIÓN ANTINEUMOCÓCICA
Con el objetivo de optimizar los recursos asignados a la campaña de vacunación antigripal, pretende mejorar la cobertura del programa de vacunación antineumocócica, vacunando de forma simultánea frente a las dos enfermedades (aunque la administración de la vacuna antineumocócica puede realizarse en cualquier época del año).
La población diana que debe recibir esta vacuna es las personas de 65 y más años no vacunadas anteriormente, y las personas de 2 a 64 años con algún estado de inmunodepresión o con ciertas enfermedades crónicas
PREVENCIÓN
La gripe es una enfermedad vírica aguda, específica de las vías respiratorias, que se caracteriza por tener un periodo de incubación de 48 horas. Su presentación más frecuente es el comienzo brusco, con dolores de cabeza, fiebre, escalofríos, dolores musculares, malestar general y síntomas de afectación respiratoria, como tos seca y dolor de garganta. Estos síntomas no deben confundirse con otras infecciones respiratorias víricas (a las que no cubre la vacuna).
La importancia de la gripe deriva de su elevada capacidad de difusión, su alta morbilidad, su repercusión sobre la mortalidad y sus consecuencias económicas, tanto en costes directos como indirectos. Aparece generalmente en invierno y de una forma periódica, es decir, que cada año nos enfrentamos a una temporada en la que puede producirse una gran actividad y circulación del virus de la gripe (predominantemente en los meses de diciembre a febrero).
Las complicaciones de la gripe se presentan en todas las edades, sin embargo, son más frecuentes en personas con patologías crónicas subyacentes o edad avanzada.
Los virus gripales muestran una elevada capacidad para cambiar. Cada año, la Organización Mundial de la Salud determina las cepas del virus que están en circulación y la composición de la vacuna que debe administrarse. De ahí la importancia de que la población de riesgo se vacune frente a la gripe.
La prevención de la gripe y de sus complicaciones se basa fundamentalmente en la vacunación, la medida más efectiva para reducir el impacto de esta enfermedad. Otra medida de prevención importante es evitar el contagio a los demás. La gripe se transmite de persona a persona, a través de las secreciones respiratorias al hablar, toser y al estornudar.
Las medidas de higiene más relevantes para la prevención son Lavarse las manos con frecuencia; taparse la boca y la nariz con un pañuelo al estornudar o toser y desecharlo inmediatamente después; y no compartir vasos, cubiertos, toallas y otros objetos que hayan podido estar en contacto con saliva y secreciones.
Mediante la vacunación de los grupos de riesgo se pueden evitar un 50-60 por ciento de hospitalizaciones y el 80 por ciento de los fallecimientos derivados de las complicaciones de la gripe. La vacuna de la gripe no puede provocar la enfermedad, ya que contiene virus muertos no contagiosos. Si una persona sufre en los días posteriores a la vacunación un cuadro de vías respiratorias altas, en ningún caso puede estar relacionado con la administración de la vacuna antigripal.
Las reacciones adversas de la vacuna de la gripe son leves, el más común es el escozor en el lugar de la inyección y, en muy pocos casos, puede producir febrícula, dolor muscular o malestar.