Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una campaña para concienciar del cáncer de próstata pide a los hombres que se dejen el bigote en noviembre

El Círculo de Braquiterapia Prostática (CBP) anima a los hombres a que el próximo mes de noviembre participen en Movember, una campaña que anima a los hombres a dejarse el bigote crecer durante 30 días con el objetivo concienciar del cáncer de próstata y de la necesidad de un diagnóstico precoz.
La iniciativa, que surgió en Australia en 2003 y cada año se lleva a cabo en diferentes países de todo el mundo, requiere que los hombres que participen -denominados 'Mo Bros'- estén totalmente afeitados. A partir de entonces los participantes tendrán que dejar crecer su bigote "convirtiéndose así en vallas publicitarias humanas", de las que los organizadores esperan que generen una curiosidad en su entorno que sirva para informar de la enfermedad que ha motivado el cambio de aspecto.
Todo el que se apunte a esta iniciativa podrá ir contando su experiencia y subiendo fotos en la página de Movember (http//es.movember.com), en la que deberán estar registrados. Además, podrán contar con el apoyo de aquellas mujeres - conocidas como 'Mo Sistas'- que se quieran sumar a la iniciativa para recaudar fondos, concienciar y sensibilizar sobre este tipo de tumor.
Desde la organización señalan que "esta concienciación es fundamental ya que, debido al carácter asintomático del cáncer de próstata, los hombres de más de 50 años deben someterse a revisiones urológicas anuales para comprobar el estado de salud de su glándula prostática".
Esta práctica, señalan, aún no está afianzada en las rutinas sanitarias de los españoles, "debido al miedo que les supone la visita al urólogo", sin embargo estas revisiones periódicas permiten que se realice un diagnóstico precoz y, por lo tanto, la aplicación de un tratamiento adecuado con un incremento de las posibilidades de curación de un 90 por ciento.
BRAQUITERAPIA PROSTÁTICA
Cuando la detección del tumor se realiza en sus fases iniciales es posible aplicar tratamientos poco agresivos para el paciente, que mantienen su calidad de vida y minimizan los efectos secundarios. Este es el caso de la braquiterapia prostática, una técnica que consiste en la implantación de semillas radioactivas de 'Iodo-125' directamente en el interior de la próstata.
"Gracias a ello, los efectos secundarios habituales, como impotencia e incontinencia urinaria, disminuyen en gran medida", además, explican, "puede ofrecer una mejor calidad de vida para el al paciente, frente a otros tratamientos como la radioterapia y la prostatectomía".