Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El cardenal Cañizares advierte de la "destrucción moral" que persigue "la cultura materialista y atea"

VALENCIA, 19 EUROPA PRESS) El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, ha advertido este jueves de que "la destrucción moral es uno de los objetivos más tenazmente perseguidos por la cultura materialista y atea", y ha alentado a los sacerdotes de la diócesis de Valencia a recuperar la "pasión por la Iglesia y por el anuncio del Evangelio, como el primer día".
VALENCIA, 19 EUROPA PRESS)
El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, ha advertido este jueves de que "la destrucción moral es uno de los objetivos más tenazmente perseguidos por la cultura materialista y atea", y ha alentado a los sacerdotes de la diócesis de Valencia a recuperar la "pasión por la Iglesia y por el anuncio del Evangelio, como el primer día".
"Lo más opuesto a la fe es el espíritu de pusilanimidad o indiferencia", ha dicho el arzobispado Cañizares en la misa que ha presidido en el Seminario de Moncada (Valencia), con motivo de la festividad litúrgica de Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote, según ha informado el Arzobipado en un comunicado
Según ha subrayado "quien cree en el Señor, no duda ni languidece, no teme ante el enemigo ni ante las angustias de la muerte". Ante centenares de sacerdotes que han concelebrado con él, el cardenal Cañizares les ha emplazado a afrontar como "gran reto" de su misión pastoral la familia y, en especial, los jóvenes "que hoy son absorbidos y destruidos por una cultura que no tiene, en el fondo, mucho que ofrecerles porque no es capaz de responder a sus preguntas verdaderas".
A este respecto ha alertado de que "la destrucción moral es uno de los objetivos más tenazmente perseguidos por la cultura materialista y atea" y ha precisado que "la desorientación que este empeño está causando en los jóvenes es enorme y el daño a la familia y sociedad, incalculable".
Por ello, ha pedido a los sacerdotes "no olvidar a tantos miles y miles de jóvenes que experimentan cotidianamente la insatisfacción de una vida en la que se frustran sus más nobles esperanzas". Todos ellos constituyen hoy una "auténtica prioridad pastoral" y ha pedido para ellos el anuncio concreto de Cristo. "Muchas veces en nuestras catequesis les inculcamos valores, valores y valores, y no les presentamos a Jesucristo, el único que nos salva", ha resatado.
Respecto a la familia, "base de la sociedad", y hay que potenciarla como "pastoral nuclear, no como una pastoral más". En este sentido, ha animado a poner en práctica en las parroquias los contenidos de la reciente exhortación apostólica post-sinodal del papa Francisco 'Amoris Laetitia' ('La alegría del amor').
Asimismo, durante su homilía el purpurado a invitado a los sacerdotes a "tener disponibilidad para la misión, más allá de la diócesis" y les ha animado a seguir rezando y trabajando por las vocaciones.
CARIDAD
También ha recordado que los sacerdotes "estamos especialmente llamados a practicar la caridad, que es el termómetro de perfección, porque es la caridad la que edifica la Iglesia".
En la misa han concelebrado, también, el obispo auxiliar de Valencia, monseñor Esteban Escudero; el obispo emérito de Mérida-Badajoz, monseñor Santiago García Aracil; y el obispo emérito de Mondoñedo-Ferrol, monseñor José Gea.
HOMENAJE A PRESBÍTEROS
La jornada ha comenzado con un homenaje a los presbíteros que cumplen este año el 25 ó 50 aniversario de su ordenación, que han sido, respectivamente, en total 14 y seis sacerdotes.
Además, durante la jornada sacerdotal el Observador de la Santa Sede ante la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), monseñor Fernando Chica, ha pronunciado una conferencia sobre la encíclica 'Laudato Si' y el pensamiento del Papa Francisco y después de la misa todos los asistentes han compartido una comida de fraternidad.
Igualmente, por la tarde, el obispo auxiliar, monseñor Esteban Escudero, ha presidido la celebración de una solemne eucaristía, la exposición del Santísimo Sacramento y el canto de las Vísperas en el Convento de Santa María de los Desamparados de las Oblatas de Cristo Sacerdote, en Moncada.
La festividad de Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote, instituida por el Papa Pablo VI, fue introducida por la Iglesia "como un día de acción de gracias a los sacerdotes por su ministerio y entrega absoluta", a propuesta de quien fuera arzobispo de Valencia monseñor José María García Lahiguera (Fitero, 1903-Madrid, 1989), actualmente en proceso de canonización. En la actualidad, la diócesis de Valencia cuenta con más de 700 sacerdotes diocesanos y más de 300 sacerdotes religiosos.