Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El cardenal Pell, que declara por los casos de abusos en Australia, asegura que cuenta con "el respaldo total del Papa"

El máximo responsable de la economía y las finanzas de la Santa Sede, y estrecho colaborador del Papa Francisco, el cardenal australiano George Pell, que ha testificado por su actuación ante los casos de abusos sexuales cometidos por sacerdotes católicos en Australia, ha asegurado que tiene el respaldo total del Papa Francisco y ha declarado que fue engañado por miembros de alto rango de la iglesia australiana.
"Tengo el respaldo total del Papa", ha afirmado Pell a los periodistas al llegar al Hotel Quirinale de Roma desde donde ha testificado el pasado domingo y este lunes por la noche a través de videoconferencia, ante la Comisión Real australiana que investiga la respuesta de las diferentes instituciones a los casos de abuso sexual a menores por parte del clero en la década de los 70.
Tras su primera declaración, el cardenal se reunió este lunes con el Papa Francisco, según informó la Santa Sede, después de decir ante la Comisión que no iba a "defender lo indefendible" y que la Iglesia Católica cometió "enormes errores".
Después de este encuentro, Pell ha declarado esta pasada madrugada por segunda vez y ha apuntado que fue engañado sobre el motivo por el cual los curas que habían cometido abusos fueron trasladados de una parroquia a otra.
El comisionado Peter McClellan ha presionado a Pell en repetidas ocasiones sobre sus afirmaciones de que no sabía nada de los incidentes que implicaron a un cura, el padre Gerald Ridsdale, que más tarde fue declarado culpable de 138 delitos contra más de 50 niños en Australia.
En el momento en que Ridsdale estaba siendo desplazado de parroquia en parroquia, Pell era el encargado de aconsejar al obispo regional sobre el nombramiento de sacerdotes en las parroquias particulares.
Pell negó que se hubiera mencionado que Ridsdale fuera un pedófilo en una reunión a la que asistió en 1982, donde se discutió que Ridsdale debía ser trasladado de nuevo.
"Así que estamos en la posición en la que usted fue engañado por el obispo Fiscalini y alguien, posiblemente, el obispo, le mintió. ¿Es eso correcto?", le ha preguntado McClellan. Pell ha respondido: "Eso es correcto".
Durante su testificación, ha habido un momento en el que se ha podido escuchar el malestar de los presentes en la sala, cuando Pell se ha referido a los abusos cometidos por Ridsdale: "Es una historia triste y no fue de mucho interés para mí".
La comisión está investigando los casos de abusos a menores por parte de sacerdotes en la ciudad australiana de Ballarat, donde Pell creció y trabajó, y en cómo la iglesia negoció con las víctimas que denunciaron abusos de sacerdotes, muchos de ellos en los años 70.