Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El juez del caso Marta embarga a Miguel un plan de pensiones

Imágenes de archivo de Francisco Javier, y Miguel Carcaño. Fotos: EFE.telecinco.es
Fuentes del caso han informado de que el juez de instrucción 4 de Sevilla ha tomado en los últimos días diversas decisiones para asegurar la fianza de 240.000 euros impuesta de forma conjunta a los cuatro imputados para hacer frente a la futura indemnización a la familia de la joven desaparecida.
En el caso del autor confeso, Miguel C.D., de 19 años, el juez ha ordenado el embargo de un plan de pensiones que mantenía abierto en el BBVA, ya que en diversas cuentas corrientes de la que es titular tiene saldos situados entre 0,94 y 0,84 euros.
Este joven ha ofrecido como aval el piso de la calle León XIII de Sevilla del que es titular, tras el fallecimiento de su madre, y donde presuntamente se produjo la muerte de Marta.
A su hermano Francisco Javier D.M., de 40 años, el juez le ha embargado su parte ganancial del piso donde vive su ex esposa, un vehículo marca Daewoo y la posible indemnización que puede recibir como consecuencia de haber sido despedido de su trabajo de guardia de seguridad, tras pasar tres meses encarcelado por el "caso Marta".
El juez, por otra parte, ha declarado la insolvencia de María G.M., novia de Francisco Javier, que es estudiante, y del cuarto acusado, Samuel B.P., de 19 años, a quien el juez imputa haber ayudado a Miguel a deshacerse del cuerpo de Marta.
Por otra parte, el magistrado instructor ha pedido a Francisco Javier que informe del destino que ha dado a los 22.000 euros que consiguió por la venta de una plaza de garaje cuya propiedad comparte con su ex esposa.
El abogado de los padres de Marta ha pedido al juez que investigue una posible ocultación de patrimonio por parte de este imputado para no pagar futuras indemnizaciones, pues un mes después de encarcelado puso fin al régimen de gananciales y su esposa -con la que no convive aunque no se han divorciado- vendió dicha plaza de garaje. EPF