Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una banda de cazadores furtivos mata a 370 vicuñas en los Andes peruanos

La matanza de las vicuñas se produjo en plena época de esquila de estos camélidos, que en las comunidades andinas peruanas se realiza mediante un ritual prehispánico conocido como el "chaccu". EFE/Archivotelecinco.es
Una banda de cazadores furtivos mató la semana pasada a 370 vicuñas silvestres en las comunidades campesinas peruanas de Huaytará y Castrovirreyna, en la región central de Huancavelica, informó hoy el portal en Internet del diario El Comercio.
Según la información, los delincuentes atacaron a los camélidos entre el 15 y el 18 de junio para arrebatarles su apreciada lana, una de las más valiosas del mundo.
El ataque fue denunciado por las autoridades de las comunidades campesinas ante la subgerente de Recursos Naturales de Huancavelica, Mariella Espinoza.
Los campesinos señalaron que los cazadores ilegales mataron a 30 vicuñas en Condoray, 20 en Uinopasquinan, 80 en Ccello, 60 en Occemachay, 60 en Icaymachay, 80 en Tunjo y 40 en Uchcurumi.
Los denunciantes precisaron que los delincuentes se llevaron unos 55 kilos de la fibra de vicuña, que tiene un valor en el mercado negro de unos 15.000 dólares.
Esa fibra hubiera tenido un mayor precio si hubiese sido esquilada sin dañar a los animales, como acostumbran hacer las comunidades campesinas.
El responsable del proyecto Pro Vicuña de Huancavelica, Pablo de la Cruz Quispe, declaró a El Comercio que la caza furtiva persiste en las comunidades de Huaytará y en el norte de Castrovirreyna por la falta de vigilancia y porque los animales se crían sin protección.
La matanza de las vicuñas se produjo en plena época de esquila de estos camélidos, que en las comunidades andinas peruanas se realiza mediante un ritual prehispánico conocido como el "chaccu".
El fuerte frío invernal en la sierra peruana ha hecho que las autoridades intervengan para intentar proteger a los animales que pertenecen a la familia de los camélidos, principalmente a las alpacas, también reconocidas por su fibra.
La sierra peruana, a partir de los 1.000 metros de altura, alberga ganado de diverso tipo en sus valles y, a partir de los 3.000 metros, el follaje silvestre llamado "ichu" se convierte en el alimento principal de llamas, alpacas y vicuñas.
Perú tiene seis millones de camélidos suramericanos, de los cuales la mitad son alpacas, mientras que las vicuñas han sido salvadas del peligro de la extinción mediante un exitoso programa de protección que ha comprometido a las comunidades rurales.