Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 90% de la ceguera provocada por el glaucoma podría evitarse con un diagnóstico precoz

El 90 por ciento de la ceguera provocada por el glaucoma podría evitarse con un diagnóstico precoz, según datos de la Asociación de Glaucoma para Afectados y Familiares, recordados por la oftalmóloga de la Unidad de Glaucoma de Clínica Baviera, Gema Rebolleda, con motivo de la celebración, el próximo 12 de marzo, del Día Mundial del Glaucoma.
Se trata de una enfermedad que afecta a más de 60 millones de personas en todo el mundo y a más de medio millón de españoles. Unas cifras que convierten al glaucoma en la segunda causa de ceguera en el mundo y la primera asociada a la discapacidad visual en España.
Además, según la última 'Encuesta sobre Discapacidades, Autonomías Personal y Dependencia (EDAD)', realizada por el INE, la prevalencia del glaucoma como causa de deficiencia visual varía sensiblemente por comunidades autónomas.
En concreto, Galicia, con un 6,45 por ciento; Navarra, con un 5,57 por ciento; La Rioja, con un 5,40 por ciento; y Aragón, con un 4,50 por ciento, son las regiones con una mayor incidencia de esta dolencia. En el extremo opuesto se encuentran Baleares, con un 2,43 por ciento; Asturias, con un 2,66 por ciento; Madrid y Murcia, con un 2,88 por ciento; y País Vasco, con un 2,90 por ciento.
CARÁCTER ASINTOMÁTICO
Ahora bien, el carácter asintomático del glaucoma hasta sus fases más avanzadas provoca que el diagnóstico sea demasiado tardío y no se pueda iniciar a tiempo un tratamiento que frene el avance de la enfermedad y minimice la pérdida de visión.
Por ello, la experta ha destacado la importancia de acudir a revisiones oftalmológicas de manera habitual, más aún en el caso de pertenecer a uno de los perfiles de riesgo: pacientes con antecedentes familiares de glaucoma, diabéticos, personas con miopía magna y toda persona mayor de 50 años.
"Teniendo en cuenta que el daño que produce el glaucoma es irreversible, cuanto antes se establezca el tratamiento oportuno, mejor será el pronóstico visual a largo plazo. Aunque no existe cura, sí podemos frenar su progresión, mediante la reducción y el control de la presión intraocular", ha explicado.