Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un centenar de rumanos abandonará Irlanda del Norte por los ataques racistas

Vista de una de las viviendas ocupadas por ciudadanos rumanos que fueron atacadas el pasado 17 de junio en el área de Lisburn, al sur de Belfast, Irlanda del Norte. EFE/Archivotelecinco.es
Un centenar de rumanos de etnia gitana que fueron recientemente víctimas de ataques racistas en Belfast abandonarán próximamente Irlanda del Norte, según anunció hoy la ministra de Desarrollo Social, Margaret Ritchie.
La titular del ramo confirmó que 25 de los 117 que se refugiaron la pasada semana en un iglesia protestante del sur de la capital huyendo de la violencia ya han regresado a su país, después de que el Gobierno autónomo pagase sus billetes de avión.
Otros 75, añadió Ritchie, lo harán en las próximas horas o días, mientras que tan sólo 17 han decido quedarse en la provincia, a pesar de los esfuerzos desarrollados por representantes comunitarios, políticos y agencias estatales para evitar su marcha.
En una intervención ante la Asamblea autónoma norirlandesa, la ministra lamentó "profundamente" la decisión de la mayoría de las 22 familias, entre las que se encontraba una niña de sólo cinco días de edad y 48 menores más.
"No somos una sociedad racista, pero van siendo hora de que nos miremos a nosotros mismos seriamente. Ahora es imperativo y urgente que construyamos una sociedad compartida", recalcó Ritchie.
"Vivimos separados -recordó-, se nos educa por separado y, por tanto, no es una sorpresa que tengamos una actitud de 'nosotros y ellos'. Tenemos que trabajar para erradicar esa actitud. Debe existir un respeto total por las diferencias étnicas, religiosas y políticas".
Los detalles de la evacuación de los rumanos se han conocido después de que la Policía informase hoy de que la iglesia protestante del sur de Belfast que sirvió de refugio a las familias fue atacada la pasada noche por individuos que rompieron a pedradas varias ventanas.
Tras su huida el pasado miércoles al citado templo, las autoridades alojaron ese mismo día a los rumanos en un centro de recreo y, después, les han podido acomodar temporalmente en un barrio con casas ahora abandonadas próximo a la Queen's University.
Por otra parte, un joven de 21 años comparecerá hoy ante un tribunal de Belfast acusado de intimidar a varios miembros de esta minoría étnica, informaron fuentes judiciales.
Otros dos menores, de 15 y 16 años, permanecen en libertad vigilada en la capital norirlandesa mientras un tribunal juvenil tramita varios cargos presentados contra ellos por su supuesta participación en los ataques racistas.