Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Siete centros de órdenes religiosas crean Hospitales Católicos de Madrid, el primer grupo "privado sin ánimo de lucro"

Rouco Valera celebra la constitución de este grupo y Rodríguez los define como "socios estratégicos" del sistema sanitario
Siete centros de órdenes religiosas de Madrid se han agrupado en el primer grupo hospitalario privado sin ánimo de lucro, denominado Hospitales Católicos de Madrid (HCM), que potenciará su oferta asistencial con la creación de equipos intercentos y que aborda el cuidado al paciente desde el punto de vista médico y "espiritual".
El grupo está constituido por el Hospital Beata María Ana, La Milagrosa, Nuestra Señora del Rosario, San Francisco de Asis, San Rafael, Santa Elena y la VOT de San Francisco de Asís, centros generalistas por su cartera de servicios y ubicados en la capital.
La alianza de estos centros agrupa más de 1.100 camas, 2.926 empleados (de los cuales 1,079 son médicos y 1.370 profesionales asistenciales no facultativos) y 60 quirófanos junto a 12 UCIs (cinco de ellas pediátricas u de Neonatología), con más de 700.000 pacientes atendidos. HCM, a partir de la unión, dispone de seis hospitales de Día quirúrgicos y seis hospitales de Día oncológicos pediátricos y de adultos.
En 2012, el conjunto de la red de centros que compone el grupo registró 53.434 pacientes ingresados, 228.842 estancias, 950.000 consultas externas, 205.839 urgencias, 75.616 cirugías y 6.141 partos.
Aparte, cuenta con equipos técnicos de 'vanguardia' como dos robots quirúrgicos, cinco aceleradores lineales (uno de ellos un True Beam STX, el más avanzado del país), cuatro neuronavegadores, cuatro láseres urológicos, nueve mamógrafos y 44 ecógrafos, entre otros equipamientos.
Al acto de presentación han acudido el cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela; el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Javier Rodríguez; el gerente de grupo, Vicente Rodríguez-Mora; y su presidente, Francisco Ferragut.
ROUCO: LA UNIÓN ES "PROVIDENCIA" DE DIOS
Sobre la constitución de este grupo ha subrayado que estos centros despliegan un importante esfuerzo desde el punto de vista médico y científico y además realizan una labor de atención al paciente desde los "valores de la Iglesia", en línea con el espíritu de los primeros fundadores de las órdenes religiosas de dichos centros.
El cardenal arzobispo de Madrid ha señalado en su intervención que "el bien integral" de la persona es el objetivo del catolicismo y que estos hospitales, con su labor social y de atención al enfermo, reflejan la "aportación de la Iglesia al conjunto de la sociedad".
De hecho, Rouco ha recordado que hace 15 años sugirió a la Federación Española de Religiosos de la Sanidad que uniese a los hospitales católicos de Madrid, una propuesta que en su día se vislumbraba como una "utopía" pero que a día de hoy ha sido posible, una iniciativa "muy acertada" que considera "fruto de esa guía de la historia que suele hacer el Señor con su providencia que van más allá de lo que los hombres ven, tocan y palpan".
Por su parte, el consejero de Sanidad ha destacado el "valor sanitario y social" que aporta este grupo de hospitales a la Comunidad, pues a su calidad asistencial suman un "esfuerzo" de atención al paciente que deviene de los valores humanísticos del cristianismo.
RODRÍGUEZ: ALGUNOS DIGIEREN MAL LOS ADJETIVOS "PRIVADO" Y "CATÓLICO"
En este sentido, Rodríguez ha afirmado que estos centros cumplen un "papel fundamental" en la Comunidad no sólo por su actividad quirúrgica sino también por otros servicios que ofrecen como los cuidados paliativos o los servicios de media estancia.
Además, ha apuntado que el compromiso de la Comunidad con el sistema público, universal y gratuito para el paciente se refleja en que el Gobierno regional dedique el 45 por ciento de su presupuesto a este campo. No obstante, ha recalcado que con los recursos propios "a veces no se llega a todo" y que es "imprescindible" la colaboración con la sanidad privada.
Por ello y debido a las características de estos centros, Rodríguez ha afirmado que considera "socios estratégicos" a los centros que conforman HCM y les vuelto a reiterar la colaboración con la Consejería pese a que ello puede generarle algún "problema", puesto que los adjetivos "católico" y "privado" se "digieren muy mal por parte de algunos".
TRATO INTEGRAL Y ESPIRITUAL
Sobre el grupo hospitalario, su presidente ha detallado que insertan los "valores católicos" en la asistencia y gestión (que aportan "valor añadido" a la sanidad), lo que hace posible que sea un ente privado "sin ánimo de lucro" donde sus beneficios se destinan a reinversión de los hospitales y a programas de obra social.
En este sentido, el gerente de HCM ha destacado como principales beneficiarios de la obra social la atención a la infancia, a las personas mayores y a las personas en riesgo de exclusión social, así como a la discapacidad o a aquellos que sufren daño neuronal.
Así, el grupo constituido desde el 24 de julio fomenta programas para la atención ontológico pediátrica o programas de ámbito educativo, entre otros.
Rodríguez-Mora ha apuntado además el carácter referente de estos centros en servicios como oncología y en neurorehabilitación, para resaltar que ello se suma a un "enfoque integral del paciente como persona" con un trato personalizado tanto en el aspecto sanitario como en el "espiritual". "Estamos para cuidar y curar", ha resaltado.