Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los daños cerebrales producidos por fumar porros pueden curarse

Los daños que ocasiona en el cerebro el consumo de cannabis son reversibles a medio plazo, según concluye un estudio realizado en el Centro de Investigación Biomédica en Red de Salud Mental del Hospital Santiago Apóstol de Vitoria. El estudio ha sido publicado el pasado mes de noviembre en la revista científica "Schizophrenia Bulletin", la más prestigiosa sobre esquizofrenia de cuantas se editan en el mundo.
La doctora Ana González-Pinto ha dirigido al equipo de investigadores que durante ocho años ha estudiado en el citado centro hospitalario las consecuencias que tiene el consumo de cannabis en el cerebro de jóvenes que desarrollan procesos psicóticos.
Según las conclusiones de la investigación, los jóvenes que logran abandonar el consumo de dicha sustancia y que han desarrollado psicosis "mejoran a largo plazo, no a corto", mientras que si continúan fumando cannabis "tienen una evolución maligna".
"Esto es importante -concluye la investigación- porque estudios previos habían sido muy pesimistas con el cannabis, considerando que se producía un daño irreversible en el cerebro".
La investigación llevada a cabo en el Hospital Santiago Apóstol de Vitoria apoya "la teoría del daño", pero matiza "que es recuperable a medio plazo", entre cinco y ocho años.
"Es interesante mencionar -destacan los autores de la investigación- que la mejoría evolutiva se consigue a largo plazo, pero no a corto (un año). Es posible que por ello los pacientes que intentan dejar el cannabis recaigan, al no sentir un beneficio inmediato con el abandono de la droga".
En la introducción del trabajo publicado en "Schizophrenia Bulletin" se ponen de relieve "los altos consumos de drogas en España, la vulnerabilidad de los pacientes psiquiátricos hacia el consumo de sustancias, y el efecto que el cannabis tiene en la reducción de la edad de inicio de las psicosis".