Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'La chica de la burbuja' ya está en casa

Elvira Roda, la valenciana aquejada de Sensibilidad Química Múltiple que se encontraba ingresada en una clínica de Dallas, ha aterrizado en al aeropuerto de Manises (Valencia) en el avión facilitado por el empresario Francisco Hernando, conocido como 'El Pocero'. El viaje tuvo que ser aplazado en dos ocasiones por problemas de salud, según informó Carmel Roda, el hermano de Elvira.
Tal y como estaba previsto, el avión ha aterrizado hoy viernes en el aeropuerto de Manises entre las 9.00 y las 11.00 horas. Y desde allí, Elvira se ha trasladado en ambulancia a su casa. Tras su marcha, ha habido un encuentro con los medios en el que han intervenido familiares y 'El Pocero' que ha facilitado la vuelta de Elvira desde EEUU.
Hoy ha empezado una nueva vida para la valenciana de 34 años, que padece una enfermedad crónica muy complicada de tratar y que supone ser alérgica a multitud de agentes. Lo que le ha llevado a estar ingresada en el Centro Environment Health de Dallas (EEUU) desde septiembre de 2007 durante ocho meses.
De hecho, a pesar de haber recibido el alta, esta semana se ha tenido que retrasar la vuelta a casa primero 24 horas y después otro día más. Carmel explicó que su hermana sufrió "una recaída" estos días, debido a que dormía mal ante los preparativos, pero por fin está en casa.
No obstante, subrayó la importancia de no intentar acercarse a Elvira, así como respetar el anonimato de su vivienda, ya que simplemente la colonia de alguien que vaya a mostrarle su apoyo y darle ánimos, puede perjudicar su delicado estado salud.
La familia de la valenciana se encuentra "muy ilusionada y esperanzada" con su vuelta. Aunque la adaptación a Valencia pueda ser "complicada por el cambio de clima, de alimentos, y porque no sabemos cómo va a reaccionar", según explicó recientemente Carmel.
Los familiares han adaptado el piso con materiales ecológicos y han construido una sauna que necesita aunque desconocen si puede haber algún producto que Elvira no tolere.