Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un choque de dos trenes mata a un maquinista y produce un corte con 2.700 afectados

La locomotora de uno de los dos trenes de mercancías que colisionaron esta madrugada en las inmediaciones de la estación de Arévalo aparece subida sobre la del otro tras el accidente, en el que falleció el maquinista de uno de ellos. EFEtelecinco.es
La colisión por alcance entre dos tres de mercancías en las proximidades de la estación de Arévalo (Ávila) ha causado hoy la muerte de un maquinista y ha producido un corte en la línea ferroviaria Madrid-Hendaya que ha afectado a unos 2.700 pasajeros.
La colisión se produjo a las 00,25 horas cuando un convoy de mercancías alcanzó la parte trasera de otro tren de carga que se encontraba detenido en la entrada de la estación de Arévalo, pero en terrenos pertenecientes al municipio segoviano de Martín Muñoz de la Dehesa, han informado a EFE fuentes de ADIF (Administración de Infraestructuras Ferroviarias) .
El fallecido es el maquinista de una de las locomotoras implicadas en la colisión, Juan Ramón V.G., de 47 años, leonés, cuyo convoy se empotró contra la parte trasera del otro tren de mercancías.
Diecisiete horas de trabajo han sido necesarias para rescatar del amasijo de hierros en que quedó convertida la locomotora el cuerpo del maquinista fallecido, que estaba adscrito al servicio de León y que ha sido trasladado al tanatorio de Segovia para la práctica de la autopsia.
Los dos trenes de mercancías afectados eran "gemelos", contaban con trece vagones, más una locomotora, y transportaban 995 toneladas de bobinas laminadas de acero cada uno, según la información facilitada por el director de Comunicación de Renfe, Jesús Parralejo.
Ambos realizaban el mismo recorrido entre Trasona (Asturias) y Sagunto (Valencia), cuando el accidente se produjo en la línea de ancho convencional Madrid-Ávila-Valladolid, a un kilómetro de la estación de Arévalo.
La compañía Renfe ha establecido un plan alternativo de transporte para los viajeros afectados por el corte ferroviario como consecuencia de este siniestro ferroviario que se calcula que afectará a 24 trenes de media distancia a lo largo del día.
Tras el rescate del cadáver del maquinista, las labores de los empleados del ADIF y de Renfe continúan para restablecer el tráfico ferroviario interrumpido desde el accidente y que al final del día afectará a unos 2.700 pasajeros, 2.000 correspondientes a 24 trenes de media distancia y los 700 restantes de 3 de larga distancia, del servicio nocturno.
Las compañías ferroviarias han movilizado dos trenes taller compuestos cada uno de una grúa de gran tonelaje y vagones de material, así como dos grúas de carretera, dos vagones de electrificación y dos locomotoras de tracción diesel para retirar el material de los trenes implicados, así como cerca de un centenar de personas de vía e infraestructura.
Los trabajadores de Renfe-Integria, la división industrial de Renfe, tratan de retirar de las vías con la ayuda de un tren la locomotora y el vagón que permanecen en la zona.
Después, los operarios de ADIF intentarán restablecer "lo antes posible", según un portavoz de la empresa, toda la infraestructura, reponiendo los elementos dañados: los carriles, las traviesas, las instalaciones de seguridad y la catenaria.
Esta última se vio dañada, ya que la locomotora del segundo convoy alcanzó y se subió encima de los últimos vagones del tren que se encontraba detenido a la espera de recibir la señal que le autorizara su entrada en la estación.
Desde Adif no han dado plazos para el restablecimiento del tráfico ferroviario, aunque se asegura que trabajará durante toda la noche para conseguir que "cuanto antes", el servicio recupere la normalidad.
Para mañana continuarán afectados los trenes de media distancia, mientras que los de largo recorrido sufrirán desvíos, con retrasos que oscilarán entre las dos horas y los 15 minutos.
Este accidente ferroviario es el tercero más grave ocurrido en el entorno de la estación de Arévalo, donde en 1944 murieron 41 personas al chocar un tren correo y un expreso, y en 1989 fallecieron otras cinco al embestir un talgo a un mercancías.