Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"¿Es cierto que al tomar detergente te da diarrea y adelgazas como 3 kilos?"

En España hay un 5% de la población afectado por algún tipo de desequilibrio alimenticio, en su mayoría por bulimia y anorexia. Estos enfermos encuentran en estas páginas webs un apoyo y una manera de sentirse acompañados.
La policía rastrea cada día páginas pro-anorexia. En ellas se dan consejos como tomar cocaína para adelgazar, hacer ayunos de 28 días o carrereas de kilos. En otras páginas las usuarias tratan de combatir el hambre autolesionándose y cuelgan sus fotos en la red. Alguna confiesa que se quema con fósforos y se hace cortes con vidrios.
La mayoría de estas webs son elaboradas por jóvenes afectados por estas patologías, que quieren sentirse acompañados en el proceso de adelgazamiento por otros que sientan la misma necesidad que ellos.
Ocho de cada diez usuarios de estas páginas son chicas y menores, pero controlar su uso es muy difícil porque no hay ninguna ley que las prohíba.
"Rayan la ilegalidad"
La organización Adicciones Digitales ha iniciado una campaña para que los padres se informen de los mecanismos que les van a permitir defenderse contra las webs que incitan a la anorexia y a la bulimia, poniendo en grave riesgo la salud y la vida de sus hijos.
Juan Romero, portavoz de esta plataforma, ha explicado que se trata de páginas que "rayan con la legalidad" al promover conductas no saludables en adolescentes y, por tanto, menores de edad.
Los datos no han variado

Esther Valles, psicóloga de la Asociación en Defensa de la Atención a la Anorexia Nerviosa y Bulimia (ADANER), ha explicado que en las últimas tres décadas los datos no han cambiado.

Entre un 47-50% de pacientes que sufre este tipo de problemas se recuperan totalmente y entre un 20 y un 30% puede llegar a llevar una vida normal. El resto de afectados, un pequeño porcentaje, acaban convirtiéndose en enfermos crónicos y en otros casos se llega hasta la muerte. RSO/ BQM