Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El climatólogo Ramanathan augura "una nueva riqueza" en España por la energía solar y lamenta que se grave con impuestos

El economista Martin Ravallion ve "más difícil" acabar con la desigualdad que con la pobreza extrema en el mundo
El climatólogo Veerabhadran Ramanathan, ganador de la VIII del premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento en la categoría de Cambio Climático, ha explicado los vínculos existentes entre la pobreza y el cambio climático en una entrevista a Europa Press en la que también ha vaticinado que España podría convertirse en "exportador de energía", en concreto, de energía solar, por lo que ha cuestionado el actual modelo energético que prima a los combustibles fósiles en detrimento de las renovables.
"La energía solar bien usada es más barata y puede generar una nueva riqueza para España, es su mejor opción. Vuestro país --ha precisado Ramanathan-- podría convertirse en exportador de energía porque los países que tienen radiación solar son los que van a prosperar. Por eso me siento tan triste al ver que no dais una ventaja impositiva al uso de energía renovable: hay impuestos que no benefician a la energía solar y eso es una equivocación. Lo que hay que hacer es ponerle impuestos a los combustibles fósiles, no al uso de las renovables, ya que es ahí donde tendría que haber una ventaja impositiva, no impuestos".
Ramanathan, galardonado por la Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento por descubrir que hay otros gases y contaminantes, además del CO2, afectados por la actividad humana con un enorme poder para alterar el clima de la Tierra, y sobre los que se puede actuar para ayudar a combatir el calentamiento global, permitiendo obtener resultados a corto plazo, también ha alertado de que los países del mediterráneo, entre los que se encuentra España, "son muy vulnerables" al cambio climático.
"Cuando la tierra se calienta, se evapora el agua y los recursos hídricos se pierden. La tierra perdería más humedad y si no hay lluvia, se convierte en algo árido y seco. España podría convertirse en un desierto... Todo depende del clima y del ser humano", ha precisado. En este punto, ha valorado positivamente los resultados obtenidos en la Cumbre de París, celebrada el pasado mes de diciembre, así como el acuerdo alcanzado, que ha calificado "documento histórico", al decir "claramente que el cambio climático está teniendo lugar y es causado por la actividad humana, y se convertirá en un problema muy serio si no se hace algo ahora".
En cualquier caso, el experto ha afirmado que "los compromisos establecidos por los países individualmente son demasiado débiles para lograr un cambio significativo" por lo que ha apostillado que "es ahora cuando empieza la mayor parte de trabajo", consistente, a su juicio, en "reducir la curva del cambio climático, que va en ascenso, y lograr que descienda". Para ello, detalla, ve "necesario" apostar por el uso de energías renovables, en lugar de combustibles fósiles, y reducir la emisión de otros gases contaminantes que son nocivos para la atmósfera, como los HFCs o el metano.
Asimismo, Ramanathan ha lamentado que "a la opinión pública le haya llegado la impresión de que el problema es irresoluble y no lo es". "Hay tecnologías disponibles para ello", ha proseguido, al tiempo que ha hecho un llamamiento a la alianza "entre científicos y medios de comunicación para trabajar juntos y dar información a la gente para que estén al tanto del problema", y lograr así "un cambio de conducta".
En este sentido, el experto considera que los ciudadanos tienen que mandar "un mensaje claro" a sus líderes: "no nos gusta el cambio climático, haced algo", aunque también ha pedido que se lleven a cabo acciones personales como instalar paneles solares (para aquellas personas con mayor poder adquisitivo), evitar el desperdicio de comida y adquirir productos más sostenibles. "Si todo el mundo comprara coches eléctricos y pusiera placas solares, las empresas que se dedican al comercio de combustible fósil, se quedarían fuera del negocio", ha aseverado.
"Yo no le digo a la gente que vuelva a la Edad de Piedra sino que digo que se usa una tecnología de la época de Edad de Piedra, los combustibles fósiles. En vez de eso, hay que entrar en la Edad Moderna, en las renovables, como la energía solar, por ejemplo", ha añadido Ramanathan, quien ha insistido en "cambiar la actitud hacia el otro y hacia la madre naturaleza" ya que, en su opinión, "si ese cambio de actitud llega, todas las demás soluciones vendrán juntas también".
SACAR DE LA POBREZA EXTREMA A MIL MILLONES DE PERSONAS
En la tarde de este martes 21 de junio, en Madrid, el ecólogo Ramanathan recogerá el Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento junto con el resto de galardonados, entre los que se encuentra el economista Martin Ravallion, premiado en la categoría de Cooperación al Desarrollo al ser considerado pionero en la medición del umbral de la pobreza extrema con indicadores aplicables internacionalmente que han permitido marcar objetivos concretos en este área.
En declaraciones a Europa Press, Ravallion ha hecho hincapié en la necesidad de combatir la pobreza extrema a través de tres variables: "no ignorar la agricultura, fomentar el desarrollo humano e impulsar políticas de reforma económica que generen un entorno favorable a la inversión". "No se trata de sumar sino de multiplicar: con hacer una sola de las tres cosas no se logra, hay que aplicar las tres a la vez", ha detallado.
El experto también ha destacado que "cada vez hay menos personas en el umbral de la pobreza por lo que, en esta próxima generación, si se mantiene este progreso, se podría sacar de la pobreza extrema a 1.000 millones de personas", principalmente a través de políticas de inclusión. En cualquier caso, añade, "hay un último porcentaje, que ronda el 3%, que costará más trabajo porque suele ser muy inaccesible y está en lugares remotos". A su juicio, en este caso, "se requiere de otras políticas pues las que existen actualmente no son suficientes".
Por otro lado, Ravallion considera "más difícil reducir la desigualdad" pues, aunque muchos países experimenten un crecimiento, "los pobres no pueden concretar las oportunidades que les ofrece la sociedad". Para el economista, "muchos países ricos deberían aprender de los países en desarrollo a la hora de establecer una estrategia clara" y ha citado como ejemplo el caso de China, donde se han reparado "los daños cometidos en el pasado con el mantenimiento del éxito alcanzado".