Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El colectivo de senegaleses logra 30.000 euros para repatriar a sus compatriotas fallecidos en la N-340

Los cadáveres de los cinco jóvenes senegaleses residentes en Vinaròs fallecidos el pasado 15 de agosto en accidente en la N-340, a su paso por Alcalá de Xivert, tras el choque ente un camión y un coche, podrán ser repatriados a su país natal después de una campaña solidaria emprendida por sus paisanos en el Baix Maestrat con la que se ha logrado recaudar alrededor de 30.000 euro.
Según ha explicado este lunes el portavoz de la asociación de senegaleses en Vinaròs, Cheikh Gueye, en el viaje hacia Senegal se desplazarán también dos representantes de la asociación de Vinaròs y otros dos de la federación de asociaciones de senegaleses de España.
Según Gueye, el dinero sobrante será íntegramente destinado a "ayudar en lo posible a los familiares de las víctimas del accidente". En este sentido, ha mostrado el agradecimiento "a todas las personas que han ayudado con su dinero para que el retorno de los cuerpos a Senegal sea posible. Estamos de corazón muy agradecidos por haberlo conseguido".
Los cinco ocupantes del turismo, de entre 30 y 36 años, fallecidos en el acto tras quedar el vehículo empotrado en la cabina del camión podrán llegar a sus respectivas familias esta misma semana. Está previsto que, una vez recogidos los cadáveres, éstos puedan llegar ya este miércoles a su país de origen.
El colectivo de senegaleses, a través de las Asociación de Senegaleses de Vinaròs y la federación de asociaciones senegaleses en España, ha llevado a cabo una campaña de recogida de ayudas y también se entrevistó con el alcalde de Vinaròs Juan Bautista Juan ya que ni ellos ni las familias de los fallecidos podían hacer frente al gasto que supone trasladar los cadáveres hasta Senegal. Se abrió una cuenta corriente bancaria donde poder ingresar la ayuda y se repartieron por Vinaròs y comarcas carteles pidiendo esta colaboración ciudadana.