Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cuando no tengas "condón", lo más "divino", "una masturbación"

Este es el caso de la Conselleria de Salud de la Generalitat de Catalunya, que ha puesto en marcha un portal, 'Sexe joves' para acercar a los adolescentes más jóvenes a la realidad del acto sexual y sus prolegómenos. ¿Más beneficioso que perjudicial? Lo cierto es que muchas expresiones, por directas, nos parecen excesivamente atrevidas.
En la mencionada Web, según recoge abc.es, se puede aprender a perder el miedo a la primera vez, saber qué es el 'petting' (incluye un test on line para probar tus conocimientos) o aprender cómo hacer que una chica llegue al orgasmo más fácilmente. La web recomienda, entre otras cosas, practicar el "petting" (practicar sexo sin penetración) antes del coito, para "descubrir juntos el placer".
En el apartado de sexo y drogas se muestran diáfanamente claros: advierten de que aunque "es posible que en alguna circunstancia haya drogas que aumenten el placer sexual, en general, dificultan las relaciones sexuales porque favorecen la pérdida de libertad para expresar nuestros deseos".
El sexo virtual también merece una mención en la web de la Generalitat; algo nuevo para muchos en esta era de la información: como todo, el cibersexo "con medida" no es malo, aunque quien lo practica "tiene que renunciar a algunos de los actos más característicos de las prácticas sexuales, como son las caricias mutuas o el coito. A cambio, se potencian mucho más otros hechos como la masturbación o el diálogo excitante".
Lo más curioso de la Web quizá sea el papel de la "comadrona" Montse Villanueva. En un vídeo que se inicia con un "hola soy la Montse, soy una comadrona y hoy me ha tocado hablar de las maravillas del condón", la experta explica a los jóvenes dónde pueden adquirirlos y les informa sobre las distintas variedades que pueden encontrar en el mercado. Quizá sea lo explícito de sus expresiones lo que más sorpresa cause, aunque hay que tener en cuenta el público al que se dirige y la cercanía que se quiere transmitir: el lenguaje trata de adaptarse a la realidad de unos adolescentes frecuentemente importunados por la autoridad que los mayores suponen.
Lo más llamativo quizá sean recomendaciones como las de los preservativos de sabores, "que van muy bien para las felaciones porque al colocarlos pues te queda un gusto muy sabroso y se pueden utilizar para la penetración después". También advierte de que no se debe "soplar" ni "llenar de agua" el condón después de utilizarlo. Se atreve, incluso, a hacer una recomendación a los jóvenes cuando no tengan un condón a mano: "Haced una masturbación que también es muy divertido y se lo pasa divino y es muy sano".