Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La familia confirma que los efectos hallados entre restos humanos encontrados en Segovia son del anciano desaparecido

El lugar del hallazgo coincide con la zona que el hombre describió cuando se desorientó al coger el autobús
La familia del Fernando París, el varón de 78 años desaparecido en Segovia el pasado 15 de junio, ha informado de que los efectos encontrados entre los restos humanos hallados ayer en una finca privada de la capital segoviana pertenecen al anciano.
Según ha manifestado a la Cadena SER su hijo Roberto París, el cadáver portaba la documentación de su padre, conocido fotógrafo en la ciudad, así como sus objetos personales. Además, la ropa coincidía con la que vestía cuando se supo de su paradero por última vez, por lo que los familiares no tienen duda alguna de que los restos óseos pertenecen a Fernando París.
El Ayuntamiento de Segovia, a través del edil Alfonso Reguera, ha mostrado sus condolencias a los familiares.
Según las declaraciones de Roberto París, recogidas por Europa Press, el área donde se hallaron los restos, en la finca del restaurante 'Lago', a las afueras de la capital, coincide con el lugar que el propio anciano, con principio de Alzheimer, describió por teléfono cuando el pasado sábado 15 de junio se desorientó al coger el autobús cuando acudía al tanatorio a velar a su hermano.
Entonces, París indicó que se encontraba sobre una cama de piedra, que oía música y que podía ver la sierra y una caseta blanca. El cadáver, que fue hallado por la tarde por unos niños que jugaban en el área recreativa de la finca, se hallaba precisamente sobre una roca.
El hijo ha señalado que durante la búsqueda se rastreó esa misma zona, si bien la finca se hallaba cerrada cuando los participantes en la misma se acercaron por el lugar. La familia cree que el anciano accedió a ella por la tarde durante la celebración de un banquete de boda, cuando se hallaba abierta, y se adentró hasta la parte trasera, donde cayó y no se pudo levantar.
Durante los días posteriores se buscó a pocos metros del lugar donde permanecía, aunque siempre por la parte exterior de la valla, puesto que suponían que los responsables o trabajadores del establecimiento habían buscado por el entorno y tenían controlada la finca.
De hecho, el entorno del restaurante fue el lugar escogido como eje de operaciones, puesto que era el más coincidente con la descripción que aportó Fernando París antes de que la batería de su teléfono móvil se agotara.
Roberto París, quien ha indicado que los allegados a su padre se encuentran impactados tras el hallazgo, ha querido mostrar su agradecimiento a todas las personas que ayudaron en la búsqueda y aquellas que trasladaron su apoyo a la familia. Ésta se encuentra a la espera de conocer los resultados de las pruebas de ADN para confirmar que los restos pertenecen al fotógrafo.