Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La conmovedora amistad entre un niño autista y su perro de asistencia

Amistad entre niño autista y perroFACEBOOK

No es nada fácil que un niño esté calmado cuando va a un hospital, y mucho menos si es autista y tiene que ir con mucha frecuencia. Este caso es el de James, un niño de 9 años que, debido a pruebas que debe hacerse por su enfermedad, tiene que pasar mucho tiempo en el hospital de Wellington (Nueva Zelanda). Sin embargo, gracias a la inseparable compañía de su perro de asistencia Mahe, estas visitas son mucho más llevaderas.

Antes de que Mahe apareciera en la vida de James, ir al hospital resultaba algo estresante no solo para el niño sino también para su familia, que no encontraba forma humana de calmar los ataques de ansiedad que le daban. Sin embargo, la compañía de su labrador negro, que llega en muchas ocasiones incluso a tumbarse en la camilla con su dueño, hace que se sienta más tranquilo.
Según asegura el Daily Mirror, tan fuerte es ahora el vínculo de ambos, que el perro no abandona en ningún momento a su dueño y no puede evitar preocuparse en todo momento por el estado del pequeño James.