Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cómo conseguir la sonrisa de Doña Letizia

La princesa Letizia está empeñada en mejorar su imagen, y de paso también su salud. La rinoplastia fue el primero de sus cambios. Después llegó el cambio de look, que le dio una imagen mucho más moderna. Ahora ha llegado el turno de los dientes. Letizia quiere lucir una sonrisa perfecta y para ello ha elegido unos brackets transparentes, casi invisibles a simple vista.
Se trata de los brackets de zafiro. Es una de las ortodoncias más estéticas que hay actualmente y aún no está demasiado extendida en España. Están hechos a base de esta piedra preciosa, que se combina con polvo de zirconio, lo que hace que los apliques adquieran un color translúcido, haciéndolos prácticamente imperceptibles. No hay que confundirlos con los brackets de porcelana, que son de color blanco y, al contrario que los de zafiro, son susceptibles de variar su color con el paso del tiempo.
Su precio oscila, según el tipo de tratamiento al que se someta el paciente, entre los 3.800 y los 5.500 euros, un 30% más que los convencionales. Pero también su funcionalidad. Es cierto que son mucho más discretos que los de porcelana, y por supuesto que los metalizados.
El zirconio es el material que se utiliza para fabricar los implantes dentales. "Es un material muy resistente, aunque no lo parezca. Es muy difícil que se rompa", nos comenta Maria del Carmen Arranz, que trabaja como protésico dental en Madrid.
El bracket metalizado es el elegido para colocarlo a niños y adolescentes, hasta los 16 o 17 años. Pero últimamente son cada vez más los adultos que deciden corregir su dentadura. Normalmente, optan por el de porcelana. Seguro que a partir de ahora, tras las imágenes de la princesa Letizia, la demanda de los brackets de zafiro aumentará considerablemente.
La opción 100% invisible
Si los brackets no te convencen, hay una tercera opción: la ortodoncia invisible. A diferencia de los brackets de zafiro, este tipo de aparatos si que son totalmente imperceptibles a simple vista. Se trata de un conjunto de moldes-férulas transparentes que se colocan en la dentadura, similar a los protectores dentales que utilizan los boxeadores, pero lógicamente, muchísimo más fino.
Estos moldes, colocados de forma progresiva, van moviendo las piezas dentales hasta colocarlas, aplicando fuerza en ellas de manera similar a los brackets. Su precio, eso sí, es mayor (llegando hasta los 6.000 euros), y el resultado acaba siendo el mismo.
JNP