Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La contaminación favorece el síndrome de inflamación de las mucosas

Las toxinas ambientales provocadas por la contaminación favorecen la aparición del llamado síndrome de inflamación de las mucosas, un trastorno relacionado con el sistema inmune y que conlleva la aparición de problemas digestivos, como gases y estreñimiento, y la propensión a sufrir infecciones y manifestaciones atópicas, como el asma y el eccema.
Así lo asegura el director del Centro de Medicina Biológica de Colombia, el doctor Arturo O'Byrne, quien está participando en un ciclo de conferencias por diferentes ciudades españolas sobre los beneficios de la medicina biorreguladora como terapia para este trastorno.
"El 80 por ciento de nuestro sistema inmune reside en el intestino, donde se encuentra la barrera inmunológica que nos protege de las sustancias extrañas o nocivas", explica O'Byrne, quien destaca que en un tránsito gastrointestinal sano, con integridad de las membranas mucosas, la tolerancia es la función inmunológica predominante, y no se reacciona a los nutrientes de la comida que necesitamos".
Sin embargo, añade, "si la barrera del tracto gastrointestinal se ve comprometida por la acumulación de toxinas, se produce un fallo en la tolerancia".
En este sentido, recuerda que la contaminación es una de las fuentes de toxinas más habituales. Uno de cada tres españoles está expuesto a estas partículas contaminantes, según denuncia Ecologistas en Acción, y la exposición a la contaminación atmosférica se eleva a nueve de cada diez si se consideran los índices recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS).
Esta polución afecta al sistema inmune y a la aparición del síndrome de inflamación de las mucosas, según el doctor O'Byrne, citando un reciente estudio que muestra que el aumento de la contaminación atmosférica tiene un impacto directo en la aparición de las enfermedades gastrointestinales que debilitan el sistema inmune.
A los contaminantes ambientales hay que añadir otros tóxicos que "tienen un efecto negativo en la microflora intestinal y comprometen el sistema inmune, como los fármacos, los aditivos alimentarios, el alcohol, el tabaco y los generados de forma endógena, como el estrés" advierte el doctor O'Byrne.
Para este experto, la mejor manera de restablecer el equilibrio del sistema inmune y la funcionalidad de la mucosa intestinal es con un tratamiento de detoxificación y drenaje de medicina biorreguladura, de dispensación farmacéutica.