Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La contaminación química impide a los renacuajos reconocer a sus depredadores, lo que supone una amenaza importante

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha expuesto cómo la contaminación química del agua, incluso en concentraciones bajas, impide a los renacuajos reconocer a sus depredadores. Los investigadores concluyen que esto supone una amenaza grave para la supervivencia de los anfibios a nivel global.
El trabajo, que publica la revista Aquatic Toxicology, ha constatado que los efectos directos de la toxicidad, que provocan las altas concentraciones de contaminantes, se han constatado entre las principales causas del declive de este grupo de animales, que es el más vulnerable dentro de los vertebrados.
"La alteración de la naturaleza química del medio en los sistemas acuáticos podría constituir un factor clave en las numerosas extinciones locales de anfibios que se han producido en las últimas décadas", concluyen los investigadores.
Sin embargo, también advierte de que las concentraciones no letales de contaminantes pueden interactuar con otros factores, como la depredación, incrementando las tasas de mortalidad de las larvas de estos organismos.
El trabajo, desarrollado por investigadores del 'Departamento de Biología' de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) y de la Estación Biológica de Doñana (CSIC) han constatado cómo niveles bajos de contaminación también suponen una amenaza para las especies de anfibios, al alterar sus sistemas de reconocimiento de depredadores y, en consecuencia, al elevar el riesgo de depredación.
"Este efecto es incluso más importante, dado que cantidades pequeñas de contaminantes se encuentran omnipresentes en el medio natural y la legislación ambiental está fundamentalmente orientada hacia la prevención de vertidos letales", han advertido los investigadores.
Los renacuajos se basan en la detección de pistas químicas --secreciones-- de depredadores disueltas en el agua para evaluar el riesgo, al que responden modificando su morfología o reduciendo su nivel de actividad para evitar ser detectados o capturados y así aumentar sus probabilidades de supervivencia. Por eso, la presencia de contaminantes químicos en el agua genera interferencias en el reconocimiento de estas pistas, impidiendo que las presas puedan activar sus defensas.
CÓMO SE HIZO
La investigación analiza los efectos del ácido húmico y el nitrato de amonio en el comportamiento antidepredatorio de los renacuajos de sapo de espuelas (Pelobates cultripes) frente a uno de sus depredadores más habituales: las ninfas de libélulas. Los dos contaminantes estudiados están comúnmente asociados a prácticas agrícolas y, a menudo, afectan a los ecosistemas acuáticos cercanos.
Los investigadores han comparado la actividad de los renacuajos en presencia y ausencia de pistas químicas de libélulas disueltas en el agua, con diversas concentraciones de estos dos contaminantes.
Los renacuajos respondieron a las secreciones de libélula reduciendo su actividad, pero sólo en ausencia de contaminantes. En contraste, cuando el agua contenía ácido húmico o nitrato de amonio, incluso en bajas concentraciones, los renacuajos no respondían a estos estímulos, demostrando que los contaminantes interferían en el reconocimiento químico de los depredadores.
Por otro lado, los investigadores no observaron cambios significativos en la actividad de los renacuajos asociados a los contaminantes per se, indicando que las concentraciones utilizadas en el experimento fueron demasiado bajas para producir efectos fisiológicos de toxicidad, pero suficientes como para interferir en las respuestas antidepredatorias de los renacuajos.
Estos resultados predicen un incremento del riesgo de depredación y una mayor mortalidad de las larvas de anfibios en poblaciones afectadas por la contaminación química de origen antropogénico, incluso en concentraciones no letales.
Finalmente, apunta que estudios futuros que analicen conjuntamente los sistemas depredador-presa, así como los efectos combinados derivados de la exposición a diversos contaminantes, permitirán conocer el papel relativo que juegan los efectos indirectos de la contaminación en la viabilidad de las poblaciones de presas.