Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un joven con tres costillas rotas en los disturbios de Barcelona asegura que tuvo "miedo"

Los otros dos heridos graves siguen ingresados, uno en evolución con daños en el ojo
Un joven de 27 años, Aibert Ortega, permanece ingresado en el Hospital del Mar de Barcelona con tres costillas fracturadas y una perforación en el pulmón y asegura que se lo provocó un pelotazo de goma durante los disturbios de la huelga general y que sintió "miedo".
En declaraciones a Europa Press, ha calificado la actuación de los Mossos d'Esquadra como "desmedida" y ha asegurado que él se encontraba pacíficamente sentando en el suelo ejerciendo su derecho a manifestación cuando empezaron los disturbios.
Sobre lo que le ha ocurrido, ha aseverado: "Esto no es un disparo al suelo o al aire, es un disparo a bocajarro".
Ortega ha explicado que se encontraba en la manifestación junto con unas amigas en plaza Cataluña y cuando se iniciaron los disturbios, decidieron alejarse de la zona.
Caminaron hacia la plaza Universitat --"donde se estaba más tranquilo y podíamos manifestarnos sin riesgo de sufrir algún daño"-- pero allí también había incidentes.
En ese momento, llegaron algunas furgonetas antidisturbios, decidieron irse de la zona porque creyeron que corrían peligro y justo cuando doblaban la esquina recibió "un pelotazo en la espalda".
Tras recibir el golpe, el joven se desplomó en el suelo y tres personas lo llevaron en volandas hasta una portería para intentar socorrerlo.
TARDA EN LLEGAR AL HOSPITAL
Ortega, que sigue ingresado desde el día 29, no pudo llegar al hospital hasta una hora y media más tarde porque fue trasladado en un coche de un particular, debido a la dificultad de las ambulancias para llegar a la zona centro de la ciudad.
Otro herido durante los disturbios sigue ingresado en este hospital y le han tenido que extirpar el bazo, mientras que el tercer herido grave está en el Hospital Sant Pau, en evolución, según han informado a Europa Press fuentes hospitalarias.
Este último fue intervenido el viernes de una herida en el ojo para tratar de salvarle la visión, por el momento se está pendiente de su evolución y está ingresado en planta.