Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El crimen imperfecto, resuelto diez años después

Justa Pérez fue apuñalada en su casa. Esta afirmación, la respuesta a un crimen que llevaba sin resolverse diez años, supone un alivio a todo el pueblo extremeño de Cristina. Una década después de la muerte de una vecina, y gracias a los nuevos métodos de investigación con los que cuenta la Guardia Civil, se descubre al culpable. Éste, ahora detenido, apuñaló a Justa Pérez después de que ella se negara a mantener relaciones sexuales con el arrestado, que borró todos los rastros de sangre posibles. Su crimen, hasta el momento perfecto, ha sido descubierto.
Después de este descubrimiento, en el pueblo extremeño de Cristina todos respiran aliviados. Presuntamente el detenido intentó mantener relaciones sexuales con ella pero ante la negativa, la apuñaló.
El agresor limpió el coche igual que el cuchillo de cocina que dejó en la escena del crimen y que las botas que llevaba y que manchó de sangre al patear el cadáver.
Se escapó de la justicia porque hace diez años no existían los métodos de ahora, como el 'bluestar', un reactivo para detectar sangre que ha sido limpiada. La Guardia Civil lo emplea desde hace unos años y es lo que ha hecho posible encontrar el ADN de Justa en el coche de su asesino. IM