Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La cuencas internas catalanas al 40 por ciento de su capacidad

La consecuencia de las últimas lluvias. Video: Atlastelecinco.es
Las lluvias de los últimos días siguen llenando los embalses de las cuencas internas de Cataluña, que se encuentran ya al 39,39 por ciento de su capacidad. En 10 días el agua embalsada ha subido casi diez puntos. Los Gobiernos central y autonómico podrían replantearse la paralización del mini trasvase a Barcelona, como ya advirtió hace días la ministra Elena Espinosa.
Los pantanos internos llegaron a una situación crítica a principios de abril, cuando el nivel de las reservas se situó al 21 por ciento, a un paso de entrar en fase de emergencia, tal y como establecía el anterior decreto de sequía de la Generalitat.
Sin embargo, en apenas un mes y medio, las abundantes lluvias, que han favorecido a prácticamente toda Cataluña, han permitido una notable mejora de los embalses. A día de hoy acumulan 273,52 hectómetros cúbicos de agua, casi el doble que a principios de abril, según datos de la Agencia Catalana del Agua (ACA).
Estas precipitaciones han beneficiado especialmente a los pantanos del sistema Ter-Llobregat, que son los que abastecen el área metropolitana de Barcelona. Se encuentran ya al 47,5 por ciento de su capacidad y almacenan 246,6 hectómetros cúbicos de agua.
La situación de los embalses es aún más favorable en la cuenca del Ebro, donde el pantano de Oliana (Lleida) ha abierto sus compuertas para trasvasar agua al de Rialb (Lleida), ya que se encuentra a más del 90 por ciento de su capacidad tras las persistentes lluvias de las últimas semanas. 
 
El mini trasvase a Barcelona
 
Pese a esta notable mejora de los pantanos, Cataluña sigue en situación de excepcionalidad por la sequía. Se mantienen las prohibiciones en algunos usos del agua potable y las obras de prolongación del minitrasvase del Ebro a Barcelona.
 
La actual situación, no obstante, podría hacer replantearse a los gobiernos español y catalán la necesidad de esta infraestructura, que se aprobó para garantizar el abastecimiento del área de Barcelona entre finales de año y junio del próximo año, cuando entrará en funcionamiento la planta desalinizadora de El Prat de Llobregat (Barcelona).
 
 La ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Elena Espinosa, ya advirtió hace unos días de que si los embalses catalanes alcanzaban el "mínimo necesario" para abastecer a Barcelona, el trasvase de agua del Ebro al área metropolitana "no tendría razón de ser" y, por lo tanto, no se ejecutaría.