Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los 28 deciden mañana si introducen controles médicos en los aeropuertos contra el ébola

Bruselas ve "muy importante" identificar la causa del contagio en España para revisar protocolos
Los ministros de Sanidad de la Unión Europea celebran mañana una reunión extraordinaria en Bruselas en la que tienen previsto decidir si introducen de forma coordinada controles médicos en los aeropuertos, como la toma de temperatura, a los pasajeros de los vuelos procedentes de los países africanos afectados por la epidemia de ébola, en particular Liberia, Sierra Leona y Guinea Conakry.
Al encuentro está previsto que asista la ministra de Sanidad, Ana Mato, que según ha dicho tiene previsto informar a sus colegas sobre la situación en España tras el caso de contagio de ébola a la enfermera Teresa Romero, que atendió al misionero Manuel García Viejo, repatriado tras haberse infectado en Sierra Leona.
Para la Comisión Europea sigue siendo "muy importante" que se concluya la investigación sobre las causas de este contagio. "Es muy importante investigar e identificar qué fue mal. Claramente algo fue mal y debemos saber qué fue para poder actualizar si es necesario nuestros protocolos", ha explicado este miércoles un alto funcionario comunitario. El Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades ha enviado dos expertos a Madrid para colaborar en la investigación.
De acuerdo con las normas comunitarias, cada Estado miembro es libre para reforzar los controles sanitarios en los aeropuertos. De hecho, Reino Unido ya lo ha hecho siguiendo el ejemplo de Estados Unidos. El papel de la UE en materia de salud pública es garantizar que haya coordinación e intercambio de información entre los Estados miembros y que las medidas nacionales sean coherentes.
Desde el pasado mes de agosto y por recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya se han introducido controles de salida a los pasajeros en Liberia, Sierra Leona y Guinea. Según Bruselas, esta es "la medida más apropiada" para evitar que las personas con síntomas viajen y frenar así la extensión del ébola.
Los controles de entrada en los aeropuertos de la UE "no sustituyen a los de salida, pero darían un nivel extra de garantía". Su "mayor ventaja", de acuerdo con la Comisión, sería poder proporcionar información personalizada a los pasajeros sobre qué hacer y qué no hacer si tienen síntomas en los días siguientes a su llegada a Europa, ya que el periodo de incubación del ébola es de 21 días. Se trataría de garantizar que las personas expuestas se pongan en contacto con las autoridades sanitarias a la mínima presencia de fiebre y no se dirijan por su cuenta a urgencias u otros servicios sanitarios para no poner en riesgo a otros ciudadanos.
La Comisión no cuenta con estimaciones de los costes de estos controles adicionales de entrada porque variarán mucho según las medidas que se introduzcan. Los aeropuertos ya han pedido a la UE una respuesta coordinada y evitar "medidas ineficaces" o unilaterales por parte de los Estados miembros.
EVACUAR DE ÁFRICA AL PERSONAL SANITARIO AFECTADO
La Comisión mantiene que una epidemia de ébola en Europa similar a la que está viviendo África Occidental es "altamente improbable", aunque avisa de que si no se toman medidas para frenar el contagio allí seguirán llegando casos individuales a la UE.
Hasta ahora, la UE y sus Estados miembros han destinado alrededor de 450 millones de euros para combatir la epidemia de ébola en África y trabajan con organizaciones humanitarias sobre el terreno, en particular Médicos sin Fronteras y la Cruz Roja.
El Ejecutivo comunitario considera imprescindible que los Estados miembros envíen más personal sanitario formado a los países africanos afectados. Si alguno de los médicos o auxiliares se infecta, la recomendación de Bruselas es que sea repatriado "rápidamente" a Europa. Para ello, el Ejecutivo comunitario ha puesto en marcha un sistema de evacuación que de momento sólo puede repatriar a dos personas simultáneamente, por lo que reclama asistencia adicional de los países.