Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Desde hoy dejará de primar el silencio de la familia Lorca"

"Tengo toda mi esperanza puesta en esta iniciativa de Garzón porque es mi última salida", ha asegurado Nieves Galindo al referirse a la decisión del magistrado. La nieta de un maestro fusilado ha acudido junto a dos representantes de la Asociación Granadina para la Recuperación de la Memoria Histórica y el hispanista Ian Gibson para formalizar la solicitud de exhumación de los restos de su abuelo Dióscoro Galindo y del fontanero Francisco Galadí, a lo que se opone la familia del poeta.
Por su parte, el presidente de la Asociación Granadina para la Recuperación de la Memoria Histórica, Francisco González, ha opinado que los restos del poeta deberían ser "patrimonio de la Humanidad", por lo que, ha argumentado, "cualquiera puede reivindicarlos".
Junto a la petición de exhumación, la asociación ha presentado ante Garzón un dossier con las coordenadas del lugar en que supuestamente están enterrados los cuerpos de Lorca, Dióscoro Galindo, Francisco Galadí y el banderillero anarquista Joaquín Arcollas, quien murió sin descendencia.
"Lo que no puede ser es que la voluntad del asesino deje en las cunetas los cuerpos de los fusilados durante la guerra ", ha observado Gil Bracero, que ha insistido en que lo que pretende es que "cualquier familia pueda dar una sepultura digna a sus antepasados".

El próximo lunes, la Asociación Granadina para la Recuperación de la Memoria Histórica entregará a la Universidad de Granada una lista con la documentación de cerca de cinco mil fusilados en la provincia. La Xunta de Galicia ha remitido al juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón una lista con los nombres de 4.396 víctimas de la represión franquista en esta comunidad entre los años 1936 y 1939, informaron fuentes judiciales.
Los datos remitidos al magistrado forman parte de la investigación "Las víctimas, los nombres, las voces, los lugares" que desarrollan las tres universidades gallegas y que han localizado hasta la fecha 305 lugares relacionados con la represión, 26 fosas comunes y 11 fondeaderos, lugares de la costa en los que se arrojaron cadáveres. CGS