Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un delegado canario apoyará la operación de respuesta para combatir el ébola en Sierra Leona

Kevin García Pulido, voluntario del Área de Socorros y Emergencias de Cruz Roja en la Asamblea Comarcal de la Laguna, partirá este fin de semana hacia Sierra Leona, con el fin de reforzar la Unidad de Cuidados Básicos de Salud que Cruz Roja tiene desplegada en el terreno para atender a las personas afectadas.
La elección de Kevin García se debe a que está especializado en esta materia y cuenta con el perfil (diplomado en Enfermería) y la experiencia necesaria para este tipo de misión. En un principio, está previsto que esté como mínimo un mes, con el fin de colaborar con las labores del equipo sanitario.
No es la primera vez que sale fuera de España en apoyo a los operativos internacionales de ayuda de Cruz Roja. Ya en 2007 participó en una intervención humanitaria en Mauritania, con el fin de atender el desembarque y control sanitario de un barco negrero que llevaba cerca de 500 inmigrantes. Posteriormente, en 2010 estuvo en Haití trabajando como delegado de promoción de higiene y apoyando la ERU de Saneamiento Masivo, desplegada en la zona afectada por el terremoto.
El pasado 1 de agosto, Cruz Roja Española envió su Unidad de Cuidados Básicos de Salud (UCBS) a Sierra Leona para luchar contra el brote del virus Ébola. En total, son 12,5 toneladas de material de emergencia con un valor de 290.000 euros para realizar funciones similares a las de un Centro de Salud (de 80.000 metros cuadrados), proporcionando servicio sanitario esencial en las áreas curativa, preventiva y de salud comunitaria.
Catorce delegados de emergencias integran ya esta unidad, entre los cuales, se encuentra el tinerfeño Kevin García Pulido, actual voluntario del Área de Socorros y Emergencias de Cruz Roja.
El 21 de marzo de 2014, el gobierno de Guinea Conakry declaró un brote de Ébola, el primero documentado en el país, que acabó traspasando las fronteras y afectando también a Liberia, Sierra Leona y Nigeria.
Durante éste último mes, el empeoramiento de las condiciones clínicas de las personas afectadas, especialmente en Sierra Leona, ha llevado a la Cruz Roja Española a atender la solicitud de la Federación Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja para el despliegue de la Unidad de Respuesta en Emergencia (ERU en sus siglas en inglés) de Cuidados Básicos en Salud.
Actualmente, el equipo sanitario atiende una media de 70 pacientes, derivando al área de aislamiento y cuidados preventivos a aquellos posibles casos de Ébola. En torno a 1.800 voluntarios de Cruz Roja de los cuatro países afectados están trabajando activamente en el operativo frente al Ébola, apoyados por 170 delegados internacionales.
Hasta la fecha, se ha estimado que más de 35.000 personas han sido destinatarios de diferentes acciones de prevención, sensibilización y asistencia por parte de Cruz Roja en los cuatro países afectados. Todas estas labores se realizan con el doble objetivo de contribuir a romper la cadena de transmisión del virus y reforzar los medios existentes para atender a las personas que ya han contraído la enfermedad.
El grancanario Enrique Suárez, actual responsable de logística del Centro de Cooperación con África y del Centro Logístico de Ayuda Humanitaria de Canarias, que recientemente ha llegado a las islas, también fue desplazado al terreno, a principios de este mes, en apoyo a esta unidad, como responsable logista de este dispositivo de ayuda.
CÁMARA DE AISLAMIENTO
En su caso, fue seleccionado por tener una gran experiencia en acciones internacionales de ayuda humanitaria que le han llevado en las últimos tiempos a atender numerosas intervenciones de Cruz Roja Española como la epidemia de chiguelosis en Guinea Ecuatorial, campamento de refugiados de Tinduf, inundaciones en Guairá, Paraguay, huracán Paulina, en Oaxaca, México, huracán George, en la República Dominicana, fenómeno El Niño, proyectos de ayuda humanitaria en Uruguay y Bolivia, el terremoto de Perú o el huracán Mitch, en Nicaragua.
Con estos dos delegados, ya son muchos los canarios especializados en diversas materias los que han participado en misiones internacionales, con el fin de apoyar a los colectivos vulnerables fuera de las fronteras españolas, quienes sufren pobreza severa, hambrunas, guerras o desastres.
Cruz Roja también cuenta con una cámara portátil de aislamiento en la isla de Tenerife para evitar posibles infecciones que se transmiten por vías aéreas entre personas u objetos contaminados. Para ello, se ha formado a un grupo de voluntarios, capacitándolos para su montaje y control. Este sistema ofrece la opción de centrarse en el tratamiento de los pacientes desde el exterior, evitando la contaminación del equipo y personal que interviene.