Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El riesgo de padecer cáncer de colon depende de la historia familiar y el género, según un estudio del HUC

El Complejo Hospitalario Universitario de Canarias (HUC) ha coordinado un estudio multicéntrico en el que participaron seis hospitales españoles y en el que se analizó, por primera vez de forma prospectiva y a gran escala, el riesgo de padecer pólipos adenomatosos y cáncer colorrectal en familiares de primer grado de pacientes que han padecido la enfermedad.
El cáncer colorrectal se desarrolla en la mayoría de casos a partir de una lesión benigna denominada pólipo adenomatoso, que tarda unos diez años en crecer, y la enfermedad se cura en más del 90% de los casos si estas lesiones se detectan y se tratan precozmente.
Los familiares de primer grado (padres, hermanos o hijos) de pacientes con cáncer colorrectal tienen un mayor riesgo de presentar este tumor, bien porque desarrollan precozmente la lesión precursora o porque tienen más pólipos que la población sin antecedentes familiares.
Por ello, en estas personas se recomienda hacer prevención mediante colonoscopia cada 5 o 10 años a partir de los 40 años, dependiendo si la enfermedad en el caso índice aparece antes o después de los 60 años. Sin embargo, esta recomendación tiene una base empírica y está basada en estudios retrospectivos.
El estudio denominado 'Risk of Advanced Neoplasia in First-Degree Relatives of patients with Colorectal Cancer', promovido desde la Asociación Española de Gastroenterología, fue coordinado por el doctor Enrique Quintero, jefe del Servicio de Aparato Digestivo del HUC y publicado en la revista científica 'Plos Medicine', una de las más prestigiosas del mundo en el ámbito d ella Medicina Interna.
El estudio incluyó 6.053 individuos aparentemente sanos, la mitad de ellos eran personas sin antecedentes familiares y la otra mitad tenían uno o más familiares de primer grado con cáncer colorrectal.
En todos ellos se practicó una colonoscopia completa para detectar pólipos adenomatosos y cáncer. Los resultados en ambos grupos (con y sin antecedente familiar) se compararon estratificando por edad, sexo y número de familiares de primer grado afectos con cáncer colorrectal
El estudio concluyó que el riesgo de detección de una neoplasia avanzada se incrementa sólo cuando existen al menos dos familiares de primer grado afectos de cáncer colorrectal; el riesgo de presentar pólipos adenomatosos y cáncer es similar en pacientes con un familiar de primer grado que en los individuos sin antecedente familiar de la enfermedad, y la frecuencia de estas lesiones se duplica en los hombres a partir de los 50 años, apareciendo la enfermedad aproximadamente 10 años antes que en las mujeres.
Estos resultados sugieren que deben revisarse las guías actuales de práctica clínica para la prevención del cáncer colorrectal en la población de riesgo familiar, de forma que la recomendación de realizar colonoscopia a partir de los 40 años debe reservarse para las personas que tienen 2 o más familiares de primer grado afectos de cáncer de colon o recto, mientras que la estrategia de prevención en personas que tienen un solo familiar de primer grado con cáncer colorrectal debe ser similar a la que se aplica en la población general, es decir, realizar un test de sangre oculta en heces cada dos años.
Los datos de este estudio sugieren que el comienzo del cribado (prevención) del cáncer colorrectal debe iniciarse a los 40 o 50 años en el hombre, dependiendo de la presencia o no de historia familiar de la enfermedad, pero puede retrasarse 10 años en la mujer, comenzando con sangre oculta en heces bienal a los 50 o 60 años, dependiendo de si tiene un familiar afecto con cáncer colorrectal o no.
CLÍNICA DE ALTO RIESGO. ACTIVIDAD INVESTIGADORA
El servicio de Aparato Digestivo del HUC cuenta con una Clínica de Alto Riesgo de Cáncer Colorrectal, que abarca la prevención de la enfermedad en poblaciones de alto riesgo y el seguimiento de pacientes ya tratados de cáncer o pólipos colorrectales.
Además este servicio ha destacado por una trayectoria investigadora importante en este campo, de hecho coordina un estudio español que se lleva a cabo en ocho Comunidades Autónomas publicado en 'The New England Journal of Medicine' en 2012, que demostraba que el test de sangre oculta en heces era similar a la colonoscopia para la prevención del cáncer colorrectal.
Se trataba de la primera vez que la prestigiosa revista científica publicaba un estudio enteramente español sobre la prevención del cáncer colorectal.
Han sido numerosas las publicaciones posteriores que han sido reconocidas y premiadas y ahora ha vuelto a ser publicado un trabajo del centro hospitalario en una revista científica de referencia mundial.