Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los menores desamparados con discapacidad "no tienen salidas" cuando dejan de estar tutelados, según un estudio

La mayoría valora positivamente los programas de atención y la ayuda de la Generalitat
Los niños desamparados con algún tipo de discapacidad o con problemas de salud mental "no tienen salidas" cuando cumplen la mayoría de edad y dejan de estar tutelados por la Generalitat, porque no hay programas específicos de atención para ellos y muchos acaban derivados en los servicios sociales.
Lo ha revelado este jueves el coordinador de la Taula para la Infancia y la Adolescencia de Catalunya (Tiac), Ferran Casas, a la luz del estudio de la Universitat de Girona (UdG) 'La atención de los jóvenes extutelados en Catalunya: evolución, valoración y retos de futuro', que recoge los principales datos de la atención a este colectivo entre 1994 y 2012.
Los datos revelan que el 47% de los jóvenes que han sido tutelados por la Generalitat logran ser autónomos al alcanzar la mayoría de edad, mientras que el 18,4% retorna con su familia y el 15% acude a los servicios sociales en busca de ayuda.
"No es muy positivo que retornen a su casa sin haber acabado los programas de atención", ha dicho Casas, que ha añadido que lograr que los jóvenes finalicen los itinerarios de ayuda es uno de los puntos débiles de la atención a este colectivo, teniendo en cuenta que el 43% rompe su relación con los profesionales antes de tiempo.
También ha alertado que "muchos jóvenes se quedan sin ser atendidos" después de finalizar el proceso de tutela por diversos motivos, principalmente porque no hay programas específicos para su situación --como en el caso de los discapacitados-- y porque no disponen de plaza en los pisos que les facilita el Área de Apoyo al Joven Tutelado y Extutelado (ASJTET por sus siglas en catalán).
El estudio también evidencia que la Generalitat "no potencia lo suficiente" los estudios reglados entre estos jóvenes desamparados, teniendo en cuenta que la mayoría no finaliza los estudios básicos y son derivados a los programas de calificación profesional PQPI.
Al margen de los puntos débiles de los programas de atención, Casas ha destacado que la mayoría de jóvenes extutelados valoran positivamente la atención que reciben por parte de la Generalitat, que este año ha aumentado las partidas de ayuda a este colectivo.
COMPROMISO DEL GOVERN
La consellera de Bienestar Social y Familia de la Generalitat, Neus Munté, se ha comprometido a trabajar para mejorar todos los aspectos necesarios en la atención a los jóvenes extutelados, principalmente en relación al mantenimiento de los programas y la diversificación de la oferta.
"El Govern recoge el guante y se compromete a trabajar en lo que sea necesario", ha dicho Munté, que ha ensalzado la labor de las entidades en la atención de los jóvenes extutelados desde 1994, cuando se iniciaron las políticas públicas orientadas a este colectivo.